La reciente Ley sancionada de cupo laboral travesti-trans constituye una gran oportunidad para promover una mayor inclusión del colectivo, que constituyen uno de los sectores de la población que más sufre la discriminación y la estigmatización, vulnerabilidad que también se da en el ámbito de trabajo. La normativa no solo contempla un mínimo del 1% para toda la planta laboral del Estado Nacional, sino que además prevé incentivos económicos por contratación para el sector privado. 

En vista de esta nueva legislación, Adecco Argentina presentó algunos datos estadísticos acerca de la contratación de personas trans. De acuerdo con el relevamiento, realizado en 2020 en más de 340 departamentos de Recursos Humanos de compañías nacionales y multinacionales que desarrollan actividades en el país, el 90% de las empresas no cuenta con políticas proactivas para la contratación de personas trans.

Asimismo, un 63% de las personas consultadas reconocieron no contemplar estrategias para evitar sesgos inconscientes en sus procesos de selección. En esta misma línea, según la organización Contratá Trans, el 70% de las personas trans no ha asistido a entrevistas de trabajo desde que asumieron su identidad de género. En este punto hay que destacar que las empresas y organizaciones no solo "acepten" la diversidad, sino que también la promuevan, inviten y celebren. 

Según el estudio de la consultora, de las personas que tuvieron entrevistas de trabajo pertenecientes al colectivo LGBTTIQ+ casi la mitad (46%) fueron rechazadas alguna vez en una entrevista laboral, y el 54% de ellas vivió esta experiencia entre 2 y 4 veces. El 17% entre 5 y 10 veces, otro 17% una sola vez pasó por esta situación, el 10% más de 10 veces y el 2% dice siempre atravesar ese momento en una entrevista de trabajo. Además, el 51% cree que recibió el rechazo por ser parte del colectivo. Sin embargo, a la mayoría (85%) jamás le informaron el motivo del mismo.

"Es importante que las empresas tengan en cuenta que todo equipo de trabajo integrado por personas de distintos colectivos genera entre sus integrantes miradas mucho más amplias, diversas y enriquecedoras a la hora de buscar soluciones", destacó Sabrina Capparelli, Gerente de Marketing y Comunicación de Adecco Argentina & Uruguay. "Sin dudas, la inclusión y la diversidad en las empresas es un tema que viene ganando terreno, pero claramente todavía falta mucho camino por recorrer. Es importante también el rol del Estado para incorporar estos temas a la agenda e implementar políticas y acciones para generar una mayor inclusión", agregó.

Promover la diversidad sexual en el ámbito laboral no sólo contribuye a derribar prejuicios, sino que facilita que las personas puedan expresar libremente quiénes son y vivir sin discriminación en su lugar de trabajo. Por parte de las compañías, cuando se les pide que apoyen la diversidad va más allá de las contrataciones, implica también generar instancias de formación, diálogo y sensibilización en todos los niveles.

Los consumidores presionan a las marcas

Siete de cada 10 consumidores a nivel global cree que la diversidad de ideas es necesaria para que un país progrese, y 6 de cada 10 piensa que las marcas que compran tienen que actuar para que la sociedad sea más justa e inclusiva, por lo que abordar la problemática se vuelve imprescindible, según un estudio realizado por Kantar. Son las generaciones más jóvenes las que activamente demandan que las marcas tomen una postura firme y pasen a la acción, lo que implica que la relevancia de estos temas será mayor en el futuro.