Brilla en lo alto la antorcha. Comenzó la gran cita del deporte mundial. Los Juegos Olímpicos de Tokio, que se realizarían en 2020 y se pospusieron para el 2021 debido a la pandemia causada por el COVID-19, se extenderán hasta el domingo 8 de agosto. En esta ocasión habrá un récord de 33 disciplinas y un total de 339 competencias, que se celebrarán en 42 sedes diferentes. En un entorno complejo por la pandemia, y sin público en las gradas, el evento plantea un desafío para las acciones de publicidad de las marcas. 

La marca de autos Toyota, patrocinador oficial de los Juegos Olímpicos, decidió no emitir en Japón anuncios de televisión relacionados al evento deportivo por el escaso apoyo popular de los japoneses. "Hay muchos problemas con estos juegos que son difíciles de entender", dijo a la prensa Jun Nagata, director de comunicaciones de la automotriz. Según una nota de Expansión, el vocero de los Juegos Olímpicos, Masa Takaya, está consciente de que hay sentimientos encontrados hacia el evento deportivo. "Al público le cuesta entusiasmarse. Y las marcas están sintiendo esa incertidumbre", asegura Ferdinand Leon Meister, director de la plataforma de social media listening SentiOne quien afirma que esta vez la parte comercial quedará fuera completamente, "lo emotivo va a sobresalir".

Apoyo e ingenio

En Argentina se dieron a conocer acciones de varias empresas locales e internacionales. Una de las más originales es la de Tulipán. La firma de preservativos aprovechó el debate acerca de las burbujas y los mitos de las camas anti sexo para subirse al tema enviando kits de autosatisfacción a la delegación argentina en Japón. "El impacto de una vida sexual plena en el físico y la psiquis de las personas está más que estudiado. Sus beneficios están comprobados sobre todo en aquellos bajo situaciones de estrés y presión", destacan. 

En tanto, en línea con sus orígenes, la firma santafecina San Ignacio acompaña a dos representantes olímpicos -Alexis Eberhardt y Fernanda Russo- como parte de su compromiso por apoyar a jóvenes del interior. Será además el único dulce de leche argentino en Japón. 

Entre los patrocinadores hay grandes marcas que suelen estar presentes apoyando a estos eventos, como Visa, que es socio oficial de Tecnologías de Pago de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos, y apoya atletas como Paula Pareto y Delfina Merino mediante su  Programa Team Visa.

Las plataformas digitales van a experimentar un auge debido a que los Juegos Olímpicos se celebrarán sin espectadores. La firma DynAdmic estima que los anuncios online incrementarán entre un 40% y 60% durante la justa deportiva. En línea con este auge, Claro Argentina ofrece a sus clientes la posibilidad de seguir a los atletas y a las diferentes disciplinas desde cualquier dispositivo, a través de la cobertura de Marca Claro y Claro Sports.

Tokio en el aire

Adsmovil, compañía de publicidad móvil de la región difundió una encuesta sobre preferencias de consumo de los argentino respecto a estos juegos. Revela que personas de todas las edades se conectarán a ver los JJOO, y en su mayoría serán hombres (52%).  La televisión sigue siendo el dispositivo por preferencia para ver el evento(60%), seguida por el smartphone y luego computadora. Además, el 62% de los consumidores piensa que es importante utilizar diferentes dispositivos y aplicaciones. Entre las principales competencias deportivas que los espectadores tienen previsto ver están: fútbol, gimnasia y voleibol. Dentro de las nuevas disciplinas las más esperadas son Karate, Skateboarding y surfing. El sondeo indicó además que, durante el evento, los productos que más están dispuestos a comprar son: zapatillas, accesorios deportivos y ropa deportiva.