Varias de las instancias claves de la búsqueda de trabajo cambiaron por completo. Si las épocas del curriculum impreso repartido prolijamente entre potenciales empleadores quedan ya en el pasado, al parecer la instancia de entrevista presencial cara a cara también quedará atrás. La pandemia acelera la transformación. Ya no será tampoco una charla virtual con el candidato sino un video que cada aspirante grabará en su casa respondiendo a preguntas prefijadas. El modelo del monólogo gana protagonismo. 

En el mundo, las grandes empresas están utilizando cada vez más entrevistas en vídeo automatizadas para evaluar a los candidatos. "Puede que no se sienta ni remotamente natural sentarse frente a la pantalla de una computadora y hablar de usted mismo con un mensaje artificial, pero eso es exactamente lo que muchas personas podrían encontrarse haciendo en su próxima entrevista de trabajo", asegura una nota de BBC News.

Este formato se conoce con la sigla AVI (del inglés, entrevista en video asincrónico). Los solicitantes se graban a sí mismos respondiendo un conjunto de preguntas, sin la presencia de un entrevistador humano.   Los solicitantes reciben una invitación por correo electrónico para participar, hacen clic en un enlace y luego graban las respuestas de audio o video.

Las grabaciones son luego evaluadas por un gerente de contratación, o en otros casos se utiliza inteligencia artificial y software de análisis facial para evaluar a los candidatos. Las empresas informan que este tipo de entrevistas puede hacer que el proceso de contratación sea más eficiente, pero para los solicitantes, este método de selección de puestos, que puede parecer una conversación de Zoom unidireccional, puede resultar incómodo. 

Por la posibilidad que tiene de ahorrar tiempo, el sistema ya se utilizaba incluso antes de la pandemia, como un primer filtro de selección, en empresas de sectores como el farmacéutico o el tecnológico. Según los datos publicados en la BBC, HireVue, una de las principales empresas de tecnología de entrevistas, dice que en la actualidad la utilizan más de 700 empresas, incluida una tercera parte de las empresas Fortune 500. Modern Hire, otra plataforma de tecnología de entrevistas, respaldó más de 20 millones de evaluaciones y entrevistas, y registró un aumento del 40% en 2019.

Sin pánico escénico

El portal The Conversation, que también da cuenta del avance de esta tendencia, brinda algunas recomendaciones para los candidatos que deben pasar por esta instancia:

  •  Si hay una pregunta de práctica, usarla. Interactuar con una cámara puede resultar incómodo , pero recuerde que es probable que un evaluador humano vea las grabaciones. Asegurarse de interactuar de forma no verbal con la cámara (mirar, sonreir, etc.) y considerar la impresión que podrías crear (evitar mirar hacia abajo, o gesticular cuando estás frustrado). Practicar respuestas más cortas o más largas a preguntas comunes (por ejemplo, describa su experiencia en un minuto y luego en tres minutos). 
  •  Si puede elegir cuándo completar el AVI, volver a grabar sus respuestas o tener un tiempo de preparación ilimitado, utilizar estos recursos como mejor te parezca. Si estás experimentando ansiedad, tomar un descanso, anotar en qué tuviste problemas y vuelva a intentarlo.
  •  Considerar el fondo y la apariencia del video. Los evaluadores humanos pueden tener esos detalles en cuenta. Elegir un fondo neutro. Hay que vestirse como lo haríamos para una entrevista en persona .
  •  Presentarse honestamente. Las investigaciones indican que la mejor manera de causar una impresión positiva es enfocarse en describir y promover honestamente las propias habilidades.