Al igual que ocurre con aquellas personas que contraen el virus, estas preexistencias complican el cuadro clínico y “de salud” de nuestro país en términos económicos, políticos, sociales, laborales, legales y comerciales. Sobre estos efectos conversaron profesionales del Derecho Concursal, Comercial y Laboral, especialistas en materia tributaria y de recursos humanos y analistas políticos y económicos, en el evento “Fin de Feria, extraordinaria”.

El evento comenzó con una introducción política y macroeconómica, como para dar contexto a la conversación. La primera parte estuvo a cargo del Politólogo y Director de Opina Argentina, Facundo Nejamkis. "Todos pensábamos que la gran tarea de Alberto Fernández  era resolver la deuda y el COVID alteró todos los planes".

Ahí empieza a aparecer la figura de Alberto con toda su identidad, aportando las características moderadas y dialoguistas por las cuales había sido elegido. Es un momento en el que la imagen del presidente sube notoriamente”, siguió.

Nejamkis remarcó que aparece un “tobogán, con el cuestionamiento a las políticas sanitarias del gobiern. Luego de eso entra en escena una serie de decisiones que empiezan a exceder la cuestión de la pandemia como el proyecto de expropiación de Vicentín, la Reforma de la Justicia, la decisión de declarar servicios de utilidad pública a los servicios de internet y telecomunicaciones. Pasa de los 80 puntos de imagen positiva, a terminar el mes de agosto con el mismo nivel de apoyo que tenía en marzo: 55%".

Esto da paso a una situación en la que el Presidente parece haber perdido su capacidad de formar puentes con la parte de la sociedad que no lo ha votado, sumado a una situación económica muchísimo peor”, cierra.

Esto dio lugar a la exposición de Guido Lorenzo, Economista, Profesor Adjunto en la FCE-UBA y Socio y director de la Consultora LCG, junto al Senador Nacional de Juntos Por el Cambio, Martín Lousteau. “Aún teniendo una economía en recesión, tarifas congeladas, precios administrados y controlados, y cepo cambiario, hay un miedo generalizado a la inflación, que para este año ya se perfila en el 42%, a pesar de que el gobierno anterior dejó, como una de sus pocas herencias positivas en materia económica, una baja monetización de la economía”, indicó en el debate que organizó VERBO, la agencia de comunicación y manejo de crisis dirigida por Mariela Ivanier

Leyes arcaicas que no hacen milagros 

En tanto, el Abogado especialista en Derecho Concursal y Secretario de Relaciones Institucionales de la Facultad de Derecho de la UBA, Marcelo Haissiner, alertó sobre la situación de desastre jurídico de las empresas argentinas. “Los mecanismos que existen actualmente en el Derecho Concursal son insuficientes, arcaicos y malos y no hay posibilidad para las empresas de volver a instalarse”, advirtió.

En contraposición, Gabriela Antonelli Michudis, Mag. en Derecho de los Negocios, PgD. en Asesoría de Empresas y Profesora Regular de Derecho Comercial de la Facultad de Derecho de la UBA, resaltó la importancia de la tutela de los derechos de las empresas acreedoras, a las que estas regulaciones también afectan. “A la Ley de Concursos y Quiebras no se le pueden pedir milagros". 

Como cierre de la parte legal y tributaria, el Abogado, Profesor de la Facultad de Derecho y Coordinador del Departamento de Práctica Profesional de la UBA, Jorge Danzi reflexionó sobre la importancia de nuevas normativas que alivianen las cargas sobre empresas, al tiempo que alertó que “según el servicio de conciliación laboral obligatorio en la Capital Federal, sólo en el mes de Julio se han presentado 12.694 conflictos laborales a los que hay que sumar 1.305 audiencias espontáneas en las que las partes ya están de acuerdo. Y agosto viene con números similares”.