La demanda de balance entre vida personal y laboral está llevando al 67% de los trabajadores del mundo a buscar un cambio. Así lo señala el 67% de las personas que participaron en la encuesta Workmonitor realizada en 34 países por Randstad, empresa de  servicios de Recursos Humanos. En Argentina ya representan el 75% quienes se sienten listos para implementar las transformaciones necesarias para alcanzar un mayor equilibrio.

Los resultados del informe muestran que la crisis sanitaria dejó una sensación de lucidez en las personas a nivel global (72%) sobre sus expectativas y prioridades en el ámbito laboral. En Argentina, el 81% de los trabajadores consultados afirmó tener mayor claridad sobre sus objetivos profesionales tras el paso de la pandemia. Como consecuencia de esta mayor conciencia sobre sus necesidades, el 84% de las personas a nivel local desea mayor flexibilidad, 8 puntos porcentuales por encima de la cifra arrojada para los trabajadores de todo el mundo.

Esta necesidad está impulsando a muchos al cambio. El 56% de los argentinos afirmó que está contento con su trabajo, pero abierto a nuevas oportunidades; el 18% comenzó a buscar o está buscando un nuevo empleo activamente desde hace algún tiempo; el 18% aseguró que está contento con su situación actual y no planea cambiar; mientras que el restante 8% está centrado en dedicar parte de su tiempo laboral a la capacitación.

Sobre estos resultados, Andrea Ávila, CEO de Randstad para Argentina y Uruguay, afirmó: "La pandemia llegó a nuestras vidas para cambiar las reglas de juego. Los datos del Workmonitor muestran que hoy los trabajadores argentinos están más conscientes de sus necesidades, tienen más claras sus prioridades, saben bien lo que quieren y se animan a ir por ello. Esta revolución silenciosa que estamos viviendo en el mundo del empleo está obligando a las organizaciones a adecuar sus propuestas de valor al empleado, a trabajar en forma personalizada en los esquemas de beneficios y, principalmente, en los arreglos de flexibilidad para poder retener al talento".

Este empoderamiento de la fuerza laboral está ligado directamente al cambio de prioridades y la toma de conciencia sobre las vicisitudes que puede presentar la vida. La situación ha inspirado a muchos a reconsiderar su manera de vivir, y gran cantidad de trabajadores están evaluando cambiar de trabajo, cambiar de carrera o, incluso, optar por un retiro anticipado. Esto ha desencadenado en Estados Unidos y otros países un fenómeno conocido como "la gran renuncia".

El estudio indaga en detalle las razones por las cuales los trabajadores argentinos están en la búsqueda de un cambio y, como es usual, el primer motor de cambio está relacionado con salario y beneficios (66%). Sin embargo, el deseo de flexibilidad laboral (49%) es uno de los factores más valorados hoy por los trabajadores argentinos, y se encuentra en estrecha relación con la implementación forzada del teletrabajo.

Entre otros motivos para el cambio mencionaron las oportunidades de desarrollo profesional (47%); el trabajar en un entorno seguro (41%); opciones de trabajo remoto (36%);  niveles de estrés manejables (32%); trabajar en un entorno cuidado (32%); tener un empleador respetuoso y cuidadoso (30%); la oportunidad de adquirir más habilidades laborales (29%); trabajo con propósito (27%); un jefe que lo defienda (24%); trabajar para una empresa innovadora y en crecimiento (21%); trabajar en un lugar que facilite la conexión con otras personas (18%).