En algunas semanas más termina el 2021, otro año desafiante, duro, pandémico. En medio de la mejora del contexto sanitario, en gran medida gracias a la vacunación, y frente a la temporada de verano que favorece los encuentros, muchas empresas decidieron realizar algún tipo de fiesta o evento de cierre. 

Adecco Argentina, filial de la empresa global de  Recursos Humanos, consultó a las empresas sobre las celebraciones de fin de año y el 60% aseguró que agasajará a sus empleados de alguna manera para despedir el año.

Luego de casi 2 años de pandemia, este dato resulta destacable, ya que las celebraciones serían casi un 6% superiores a las de 2019 (último período antes de la pandemia). En relación con este incremento, casi un 73% de las compañías encuestadas considera que la motivación del personal se ve influida por el festejo de fin de año.

Modalidades de festejo

Casi un 61% festejará dividiéndose en cierres de año virtuales, híbridos y presenciales. Al consultar acerca de cómo agasajarán a los empleados, solamente cerca del 13 por ciento aseguró que no entregará nada. Sin embargo, el 87 por ciento restante manifestó que llevarán a cabo distintas acciones. Las más mencionadas fueron cajas navideñas, gift cards y regalos. Entre los encuestados, el 5% respondió como agasajo un almuerzo o una cena.

Cerca de 7 de cada 10 consultados admitió que no realizar ningún festejo influye en la motivación de su personal, mientras que casi 3 de cada 10 directamente no consideran que este tema sea influyente para los empleados.

Cuando se les consultó acerca de cómo cierran el año, los ejecutivos de las empresas resaltaron que lo hacen en mayor medida de manera estable (45%). Por otro lado, casi un 21% termina el año con incertidumbre y un 18% con preocupación, mientras que un 16% lo hace con inversiones y un número similar con esperanza. Finalmente, casi un 9% manifestó un cierre de año con problemas económicos y cerca del 4% con reducción de personal. (Pregunta con respuestas múltiples).

Bienestar y motivación

La fiesta de fin de año es una de las muchas formas en que las empresas amasan una cultura corporativa que contribuya a la armonía laboral. En tiempos de pandemia y síndrome de burnout, el "bienestar" es un concepto que pasó al frente. En algunas empresas se comenzó a implementar un día libre por semestre por persona, en otros casos también adicionan días de vacaciones u otorgan días extras en licencias por paternidad o maternidad. .

Durante la pandemia, muchas firmas aprovecharon también las herramientas virtuales para organizar after office remoto, cursos, shows y otras actividades que contribuyeron a alentar a los equipos de trabajo.  Ahora, las ganas de juntarse emergen redobladas y los eventos presenciales de todo tipo están en auge.

De todas formas, desde Eventbrite, firma global de venta de entradas para eventos que reportó una mejora de 144% en sus resultados del tercer trimestre respecto al mismo periodo del 2020, advierte en un informe sobre las preferencias de la Generación Z: "la cultura de los beneficios se hizo famosa por los pesos pesados de Silicon Valley, que exportaron hamacas, almuerzos gratuitos y mesas de ping pong de oficina a sus sucursales en todo el mundo, incluso en Argentina, dando forma a un nuevo conjunto de expectativas de lo que un 'buen' trabajo tenía para ofrecer. Pero esos son mucho menos especiales de lo que solían ser, y es poco probable que las ventajas superficiales por sí solas inciten a alguien para que se una o permanezca en un equipo".