A comienzos de este mes, Elon Musk se dirigió por primera vez en mucho tiempo a los empleados de Tesla. Aunque se refirió a varias cuestiones, la que más resonó fue la del trabajo remoto. "Ya no es aceptable'', sentenció el CEO de la empresa, que pidió que cada trabajador esté en la oficina por un mínimo de 40 horas por semana. A lo largo de este mes, muchos —reticentemente— se dispusieron a volver al trabajo presencial. Sin embargo, al llegar no había ni lugar para estacionar, ni asientos suficientes, ni un WiFi decente

La pandemia hizo que la mayoría de los empleados de Tesla trabajaran desde sus casas, situación que se dio en casi todas las empresas del mundo. La pandemia aflojó, pero el teletrabajo se mantuvo: muchos destacaron la comodidad y la mayor productividad que tenían desde sus hogares. Sin embargo, Elon Musk tuvo un "mal presentimiento" con respecto al futuro de la economía estadounidense, por lo que prefirió que el personal de Tesla vuelva a las oficinas. Si no lo hacían por 40 horas semanales, dejaban la empresa, una política que le permitía al magnate reducir la plantilla de cara a la recesión que se viene. 

Entre las declaraciones de Musk y las acciones de Tesla hubo una falla de comunicación. The Information reveló que muchos empleados llegaron a las instalaciones de la automotriz en Fremont, California, y encontraron una serie de problemas que desautorizaron la palabra del futuro dueño de Twitter.

Elon Musk pide, pero Tesla no provee

En primer lugar, muchos llegaron en auto, solo para encontrar una falta importante de espacios para estacionar. Algunos optaron por estacionar sus autos en la estación de tren cercana y luego Tesla los llevó al trabajo, reportó The Information.

Una vez dentro, preguntaron dónde podían instalarse. No había respuestas: algunos ni siquiera tenían una silla para sentarse. Según los reportes, Tesla decidió reutilizar ciertas áreas de las oficinas durante la pandemia, cuando la plantilla crecía a pasos agigantados, pero trabajaba de manera remota. Para la vuelta de la presencialidad, la empresa no contó con un equipo más grande.

Tesla no contaba con suficientes lugares para estacionar

"¿Qué hacemos entonces?", preguntaron aquellos que no podían trabajar porque no contaban con otro lugar para sentarse más que el piso. De acuerdo con el medio citado, los gerentes de las oficinas le dijeron a algunos empleados que se volvieran a sus casas. Todo un dilema: son obligados a trabajar presencialmente a riesgo de despido, pero también son urgidos a volver a sus casas porque no tienen sitio. 

Finalmente, The Information reportó que quienes pudieron llegar al trabajo, ya sea con su propio auto o gracias al aventón de Tesla, y quienes pudieron encontrar un escritorio para trabajar se encontraron con un tercer problema, bastante grande: la señal de WiFi era muy mala. Una ironía importante, sobre todo si se considera que Elon Musk es uno de los referentes de la internet gracias a sus satélites Starlink, que buscan proveer el acceso a la web en todo el mundo.

Más problemas para Elon Musk

La plantilla de Tesla se duplicó desde 2019, y ahora cuenta con 99.210 personas. Para Musk, esto es un exceso que debe solucionarse, y con una mala situación económica sumada a una recesión incipiente, anticipó despidos. Hasta ahora, no le fue bien en ese asunto: más de 500 exempleados de la compañía presentaron una demanda alegando que la decisión de llevar a cabo un "despido masivo" de empleados en junio viola la Ley Federal de Estados Unidos. 

Musk no pensó del todo lo que dijo con la exigencia de la presencialidad y la necesidad de despidos: aun si quieren presentarse en la oficina, los empleados de Tesla no pueden trabajar como se les pide. Su plan para el trabajo presencial fue frustrado por su propia compañía.

Además de rediseñar la vuelta de su plantilla, Musk tendrá que analizar qué pasará con el personal de Twitter, preocupado por las declaraciones sobre Tesla y con muchas preguntas tras la charla con su próximo dueño. En una videoconferencia reciente, Elon Musk dijo: "Si alguien solo puede trabajar de forma remota y es excepcional, no tendría sentido despedirlo".

Sin embargo, aclaró a los trabajadores de la red social —en modo remoto desde el inicio de la pandemia— que prefiere trabajar en persona, y advirtió que controlará con los gerentes que los empleados remotos estén contribuyendo positivamente a la empresa. En este caso, todavía tiene tiempo de preparar las oficinas para eso.