En Hollywood se preguntaban por qué si Duna, la masiva película de ciencia ficción dirigida por Dennis Villeneuve que se estrenó en ese país el pasado viernes (aquí fue un día antes) fue un éxito, Warner no había anunciado aún si tendría o no su secuela. Quienes la hayan visto sabrán que es imprescindible, y los números -que son los que mandan en el gran negocio audiovisual- indican que debería existir. Warner Bros., el estudio que la distribuye, no había anunciado absolutamente nada, a pesar de que el filme recaudó en su país de origen y en solo tres días 41 millones de dólares y es la película con estreno day-and-date (sin pago adicional) de mejores ingresos en la "nueva normalidad". Finalmente, la productora Legendary anunció vía Twitter que el final de la historia tendrá pantalla en octubre de 2023.

Veamos condiciones y números. En 2020, el realizador canadiense Dennis Villeneuve explicó a la prensa que, por el tamaño de la historia, eran necesarias dos películas y que ese había sido el trato desde el principio. El filme tiene un presupuesto superior a los 250 millones de dólares. Luego, la pandemia retrasó el estreno muchas veces, y Villeneuve fue de los que protestaron por la estrategia de Warner-HBO Max de extrenar day-and-date en salas y en la plataforma. Aseguró que eso arruinaría las posibilidades económicas del filme y, evidentemente, de que haya una secuela.

Pero en dos semanas de recorrido internacional, Duna está por quebrar solo en cines la barrera de los 300 millones de dólares de recaudación. No es una cifra enorme en tiempos normales, pero sí extraordinaria en pandemia, tiempos donde incluso James Bond va a quedarse corto en venta de entradas. Es decir, las condiciones para anunciar la segunda parte, con fecha de estreno y todo, eran las requeridas por el gran negocio. Como ejemplo, cuando Mujer Maravilla 1984 se estrenó en diciembre, en pocas horas Warner anunció que estaba desarrollando una tercera entrega.

¿Cuál fue el motivo del retraso? En principio, la agenda de los actores principales es bastante complicada: Thimothée Chalamet, el protagonista, tiene que filmar una nueva versión de Willy Wonka y Rebecca Ferguson, terminar Misión: Imposible. Pero eso siempre es lo de menos. La película fue realizada por Legendary Pictures, que tiene un trato de distribución con Warner, que a su vez también agrega capital. Y las compañías tuvieron una agria disputa cuando Warner anunció estrenos day-and-date para 2021.  Ahora todo está más calmo y el trato es de una ventana exclusiva de 45 días en cines. Por ahora los números parecen positivos y eso dio luz verde al final de la historia. Pero hay un dato: Duna parte II será una película aún más cara que su predecesora y no sería un negocio tan seguro.

Más notas de

Leonardo Desposito

El futuro audiovisual ya llegó

La televisión informa lo que sucede en el momento en que sucede. La paradoja de El juego del calamar, la historia de un montón de gente encerrada en un lugar bajo miradas anónimas

Disney+ y HBO Max "compartirán" películas hasta 2022

Disney+ y HBO Max "compartirán" películas hasta 2022

Festival de Mar del Plata: espejo del estado del cine

Festival de Mar del Plata: espejo del estado del cine

La película más taquillera de 2021 podría perder dinero

Sin tiempo para morir, ganadora y perdedora a la vez

Cuatro películas gigantescas para ver en HBO Max

Ben Hur

El Festival de Mar del Plata logró ganarle a la pandemia

Petite Maman, de Céline Sciamma

Titanic, la obra maestra sobre el sentido del espectáculo

Titanic

El juego del calamar es la serie más vista en la historia de las plataformas

El juego del calamar

Películas a reevaluar urgente en la grilla de HBO Max

Superman III

La pandemia incrementó un 5% los costos de la producción audiovisual

Los rodajes son más costosos en pandemia