Por Gerardo Prat*

*Desde   Hollywood / Especial para BAE Negocios

Eva de Dominici vive su sueño, ese por el que se arriesgó cuando decidió instalarse en Los Ángeles y cimentar el duro camino de una carrera en Hollywood. Paso a paso, lo está logrando. Claro que mucho tuvo que ver en su decisión el haberse enamorado de Eduardo Cruz, hermano de la estrella española Penélope. Ambos tienen un hijo, Cairo, de dos años, y se consolidan en la élite latina del espectáculo internacional.

Luego de trabajar nada menos que en un filme con Bruce Willis ("Cosmic Sin") y en la conocida serie policial "Hawaii Five-0", la pequeña que enternecía a todos en "Chiquititas", brilla en la serie de Fox Tv "The Cleaning Lady", adaptación de la argentina "La chica de la limpieza".

En diálogo con BAE Negocios, la actriz contó sobre este trabajo que actualmente la tiene en pantalla: "Creo que el éxito de mi Nadia tuvo que ver mucho con la relación que construimos con Adan Canto en el set. Él, que hace de mi esposo pero es el actor principal de la serie, nunca subestimó a mi personaje. Al contrario, desde el principio quiso que trabajásemos juntos nuestros papeles, con los detalles de un matrimonio real, y eso nos permitió (a Nadia y a mí) crecer dentro de la trama"

Junto a Adan Canto, en "The Cleaning lady".

En la segunda temporada, que comenzó a rodar hace poco, su papel irá por más. "¡Estoy saltando de felicidad! Creo que están poniendo a mi personaje dentro del cast principal, lo que me pone muy contenta. Además, estamos filmando en Albuquerque, donde se grabó 'Breaking Bad', mi serie favorita; así es que estaremos aquí con la familia unos meses"

Eva De Dominici comenzó su carrera con sólo ocho años de edad. "Desde que tengo memoria nunca quise hacer otra cosa. A los cuatro años veía 'Chiquititas', de Cris Morena, y les decía a mis padres: 'Yo quiero estar ahí'. Pero mamá era dentista y papá tiene una fábrica de cartón corrugado; no sabían cómo ayudarme. Yo le rogaba a cualquier persona que me acercase a eso que no sabía bien qué era… Hasta que un día, vi que convocaban a un casting por la tele, y mis padres me llevaron. Después de hacer cosas pequeñas, publicidades, etcétera, quedé para un programa de Cris Morena. ¡Era la vuelta de 'Chiquititas'! Aquella meta de repente se hizo realidad. Creo que nada se va a comparar con eso. Fue la primera gran puerta de mi carrera" rememoró.

Junto a Lali Espósito, en la inolvidable "Chiquititas".

Lo que comenzó como un juego, a los dieciséis años se convirtió en profesión. Eva decidió pulir su talento; tomó más clases de teatro, se abocó al trabajo, ganó un nombre en las marquesinas del cine argentino y un Premio Martín Fierro por "La fragilidad de los cuerpos".

El camino a Hollywood de Eva de Dominici

“Vine porque mi hermana había cumplido quince años. Yo tenía veinte. Alquilamos un departamento y el dueño me preguntó qué hacía yo. Le respondí y me dijo que quería presentarme a un manager, que yo ´tenía que trabajar aquí´. Me pareció una locura. Yo venía de filmar una película con Leonardo Sbaraglia y tenía que volver a Argentina para grabar una serie. De todos modos me reuní con ese manager, quien me recomendó que mejorase mi inglés y me dijo que volveríamos a hablar en seis meses. Hollywood no estaba en mis planes, para nada” detalló sobre su arribo a la meca del cine.

Y parece que ella sí estaba en los planes de Hollywood. Aquel manager la presentó a una de las agencias de talentos más poderosas, The Gersh Agency, que representó a figuras como Humphrey Bogart y actualmente a estrellas como Meg Ryan o Kristen Stewart. La agencia apostó a su talento. El segundo gran portal se abrió en su carrera, y la joven porteña no dudó en cruzarlo.

Eva llegó en Los Ángeles en 2019; conoció al productor musical Eduardo Cruz, hermano de la española Penélope Cruz; de esta unión nació el pequeño Cairo, que ahora tiene dos años. Y si bien ser la “cuñada” (ellos no están casados) de dos ganadores de Globos de Oro y Oscar como Penélope Cruz y Javier Bardem es un honor y un privilegio, Eva De Dominici es una mujer que se hizo y se hace a sí misma.

Junto a su famosa familia: Javier Bardem, Eduardo y Penélope Cruz.

Apenas instalada en la ciudad rodó "Cosmic Sin", compartiendo escena en Atlanta con nada menos que Bruce Willis. Una agridulce anécdota le impide olvidar ese rodaje: “Estaba en el set con Willis y yo me decía: '¿Qué hago acá?'. En ese entonces no estaba del todo cómoda con el inglés y era mi primera película con un actor tan grande. Yo había preparado mis líneas muy bien, para una escena que se rodaba más tarde. Pero me decían: ´You're in the opening scene´. Y yo pensaba ´¿Qué me estarán diciendo? Mejor, me concentro en mi escena´. Y entonces me entero que me habían puesto en la escena inicial (opening scene), algo que yo no sabía porque tenía un guion desactualizado. ¡Y se grababa en dos horas!"

Pero lo resolvió: "Era bastante texto, y se me vino el mundo abajo. Llamé a mi coach y me aprendí todas las líneas. Pero en una repetición de escena me trabé; ¡no podía hablar! Al final todo salió bien, pero cuando llegué al hotel me quería morir. Luego sonó el teléfono, los del estudio me pidieron disculpas y me dijeron que, ´obviamente´, querían volver a trabajar conmigo. Pero ese día la pasé mal. Pensé que nunca más iba a trabajar en Estados Unidos”.

“Estaba en el set con Willis y yo me decía: '¿Qué hago acá?'. En ese entonces no estaba del todo cómoda con el inglés"

En "Cosmic Sin", con Bruce Willis y Frank Grillo.

Sucedería todo lo contrario. Un año después de aquella singular experiencia en Atlanta, Eva estaba en New Mexico interpretando a Nadia Morales para Fox. Para ella es el papel más importante desde que llegó a esta ciudad. Y quizás, la tercera puerta: una al gran escenario de Hollywood.

Con su rol en The Cleaning Lady, Eva demostró dominar algo muy difícil para los actores que hacen el crossover: fundirse con el estilo de actuación americano sin perder el exotismo latino, ese que da el acento de origen cuando se actúa en inglés.

“Cuando actúo, yo no veo frente a mí a un latino, a un americano o filipino, porque al final, todos sentimos lo mismo. Tampoco veo una barrera por ser latina, ni pretendo diferenciarme de otros hispanos. Después de todo, qué importa que yo tenga determinado acento si te puedo hacer palpitar distintas emociones. Y Cleaning lady se trata justamente de eso; de personas de distintos orígenes que, en el sentir, son iguales” analiza.

El cielo es el límite

En veinte años los créditos de Eva han pasado de Canal 13 y Telefé a CBS, Amazon Studios y Fox. Su flexibilidad actoral y su talento, hacen prever que para ella… el cielo es el límite.

“Después de Cleaning Lady me gustaría interpretar a un personaje algo más complejo, tal vez hasta con alguna enfermedad mental. No hice nada así aún, y eso me atrae; es todo un desafío. En Argentina visité psiquiátricos y siempre me interesó poder meterme en la cabeza de alguien que está un lugar así, puertas adentro; explorar qué es lo que diferencia a esa persona de mí” cuenta la actriz.

Eva de Dominici se abre camino en el mercado internacional. (Foto: Chris Shintani)

Dueña de una belleza indiscutible y sofisticada, bien la podemos imaginar encarnando a la próxima “chica Bond”. Cuando le preguntamos si alguna vez se había imaginado en una película de 007, su rostro se enciende de genuina sorpresa:

“¿Por qué me preguntas eso?” –inquiere, y se hace un silencio. Sus perfectas cejas se juntan como si sospechara que en la pregunta, subyace alguna información secreta. Al ver que no, recobra su amplia sonrisa, al estilo Julia Roberts, y comenta: “Es gracioso. Recientemente, una productora de aquí me mencionó lo mismo. Obviamente, me encantaría. Me fascinan las películas de 007 y me divierten mucho las cintas de acción, pero no me había planteado algo así hasta que apareció el tema estos días. Tal vez sea una simple coincidencia. De todos modos, la siguiente película de Bond ya está terminada. Pero ojalá… para la próxima”.

noticias relacionadas