“¡¿Por qué me han dado una pistola lista para disparar?! ¡¿Por qué me han dado una pistola lista para disparar?!”. Una y otra vez, Alec Baldwin repetía esa pregunta desesperada en el set de "Rust", segundos después de disparar por accidente hacia donde estaban Halyna Hutchins, la directora de fotografía que murió en el acto, y Joel Souza, el director que resultó herido. El accidente conmovió a Hollywood y le "rompió el corazón" al consagrado actor, según él mismo declaró. Después de la tristeza, muchos se pusieron a buscar culpables, y todos los cañones apuntan a Hannah Gutiérrez-Reed, la joven armera de 24 años que estaba a cargo de la pistola de la tragedia. 

“Estuve a punto de no aceptar el trabajo porque no estaba segura de estar preparada”, explicaba al podcast “Voces del Oeste” hace unas semanas.  “Casi no la acepté porque no estaba segura de estar lista, pero al hacerlo, fue muy bien", le admitió al Daily Mail. Gutiérrez-Reed, sin saberlo, estaba preparando la evidencia para el caso que probablemente se le presente.

La joven es hija de un experimentado armero, Thell Reed, quien de hecho tuvo que enseñarle a cargar ballas de fogueo porque ella no sabía cómo hacerlo. “Hubo un par de veces que estaba cargando de una manera que pensábamos que no era segura”, confesó un testigo a The Daily Beast.

La armera había admitido no estar preparada

Además de rumores y frases, también hubo acciones que delataban que Gutiérrez-Reed no estaba preparada para el puesto. Según relató Stu Brumbaugh, que trabajó como responsable del set en "The Old Way" junto a Gutiérrez, la armera manejó las armas en el set de ese proyecto de manera imprudente y que instó al director asistente de la película a despedirla. "Hay una forma universal de manejar las armas en el set e inmediatamente se encendieron las banderas rojas cuando trabajé con Hannah", dijo Brumbaugh. "Por eso pedí su despido. Es por eso que la gente se lesiona por errores de novato", agregó.

Además, contó que Gutiérrez disparó un arma cerca de Nicolas Cage sin previo aviso, que hizo que el actor se marchara enfurecido después de gritar: "¡Haz un anuncio! ¡Acabas de volarme los jodidos tímpanos!".

     

Cómo fue el accidente en el set de Rust

Según relataron testigos del hecho, a Baldwin se le entregó un "arma fría", que es como se conoce en la jerga de Hollywood a un arma de fogueo. Sin embargo, esa arma ya había tenido problemas, ya que días antes no había sido correctamente supervisada. “Ya han ocurrido tres descargas accidentales. Esto es súper inseguro”, alertó un asistente de cámara que fue ignorado.

El día de la tragedia, horas antes de la muerte de Hutchins, varios de los profesionales contratados del IATSE, el gremio de trabajadores de televisión, habían renunciado después de comprobar el mal manejo que se hacía de las armas en el set. Eso tampoco fue un alerta, sino más bien una molestia: la reacción de la producción fue sacarlos con seguridad.

Momentos antes de empezar a filmar, Gutiérrez-Reed colocó tres armas en el exterior del set para que Baldwin las usara. El primer ayudante de dirección, Dave Halls, tomó una de ellas y se la entregó al protagonista de la película, sin saber que ahí dentro no había balas de fogueo, sino que eran reales. Halls se acomodó en su lugar, escuchó el grito de "Acción" y después los gritos de Baldwin. 

— ¡¿Por qué me han dado una pistola lista para disparar?! ¡¿Por qué me han dado una pistola lista para disparar?!

Los gritos todavía resuenan en el set de una película que nadie sabe si se volverá a filmar.