La primera película en pasar la barrera de los 1.000 millones de dólares de recaudación global durante 2019 será Aquamán -estrenada, claro, en 2018. Con lo que vendió en los pasados cuatro días, el filme de Warner-DC que integra la serie de superhéroes de la firma (es decir, Batman, Superman, Mujer Maravilla et. al.) lleva dos semanas al tope de las recaudaciones estadounidenses y acumula u$s940 en todo el mundo en solo dos semanas.

Es una buena noticia para Warner, que ha tenido enormes problemas para competir en el género con la combinación Disney-Marvel, a pesar de tener los derechos de algunos de los personajes más famosos de la cultura popular del siglo XX y XXI. El cambio de tono hacia algo más humorístico y "familiar" en el sentido amplio parece haber colaborado con los números. Lo más probable es que la barrera de los u$s1.000 millones se quiebre antes del próximo sábado.

Es interesante además que la acumulación de tanques familiares está generando un buen arranque para un año que estará, básicamente, poblado por secuelas. De hecho, las películas más taquilleras son Spider-Man: un nuevo universo (que en la Argentina se estrena el próximo jueves), Bumblebee (que forma parte del "universo" Transformers) y la secuela El regreso de Mary Poppins. Es decir, todos se relacionan con otras películas o marcas, lo que parece ser la impronta del año que comienza, mientras las recaudaciones de 2018 -aún faltan los números exactos- parecen haber sido récord, superando las del anterior año con cifras tope, 2015, aunque esto no sucedió en todos los mercados (la Argentina tuvo una baja de un 6% respecto de 2017, de todos modos buen número teniendo en cuenta el impacto de la inflación y el descenso de la actividad económica post devaluación).