Después de años de silencio y hermetismo puro, la megaestrella Britney Spears decidió contar que la tutela de su padre James Spears la "traumatizó", sin permitirle casarse o tener hijos. Ahora, luego de atravesar una audiencia en la que pidió volver a tener su propia tutela legal, es decir, volver a ser una adulta responsable, la superestrella anunció que no volverá a subirse a un escenario mientras su padre tenga el control de su carrera

Cuando declaró ante la justicia, Britney dejó en claro que su padre la obligó a tomar litio e impidió que se quitara el DIU, y rogó al tribunal para recuperar el control de su vida, algo que parece tener más decidido que nunca.

Al menos desde febrero de 2009, un año después de que su padre lograra la tutela, James Spears vivió de su carrera y de su fortuna, estimada en 60 millones de dólares. Según contó Forbes, desde entonces Spears le pagó a su padre unos 16.000 dólares al mes, lo que, durante 12 años, alcanzó la suma de 2,4 millones de dólares.

Pero Britney quiere retomar el control de su vida y de su carrera: “No actuaré en ningún escenario pronto con mi papá manejando lo que visto, digo, hago o pienso”, escribió la cantante en un extenso mensaje en su cuenta personal de Instagram, en el que además afirmó que "esta tutela mató mis sueños".

Y amplió: “No me voy a poner un montón de maquillaje y ensayar, ensayar y ensayar otra vez y no poder hacer algo real, con mezclas antiguas de mis canciones, mientras estoy rogando que pongan mi nueva música en un espectáculo para mis seguidores...¡¡¡¡Así que lo dejo!!!!”.

También hizo referencia al documental que el diario The New York Times lanzó en febrero en el que se ponía en cuestión su tutela legal y el comportamiento de su padre desde su juventud, cuando comenzó su éxito. “No me gustó el modo en que los documentales recuperaron momentos humillantes del pasado. Yo ya he superado eso hace mucho tiempo”, escribió.

"Todo lo que tengo ahora es esperanza. Tienen suerte de que publique algo, si no les gusta, ¡dejen de seguirme!”, remarca y sigue: “La gente trata de matar la esperanza porque es una de las cosas más vulnerables y frágiles que hay. Y ahora me voy a leer un maldito cuento de hadas. Ah, y si no quieren ver mi precioso cuerpo bailando en el living o no cumple con sus estándares... ¡vayan a leer un maldito libro!”, concluyó "la princesa del pop".

Las palabras de la cantante se produjeron después de su primera victoria legal en 13 años, ya que la jueza que lleva adelante el caso le permitió elegir a su propio abogado defensor en la causa por la tutela legal, a la que los fans siguen muy atentamente, ya que podría significar que el #FreeBritney (liberen a Britney) que piden hace años podría volverse realidad. 

El movimiento #FreeBritney tomó fuerza en el último tiempo

La cantante estará representada por Mathew Rosengart, un ex fiscal que ha llevado casos de celebridades como el actor Sean Penn y el famoso cineasta Steven Spielberg.

En su primera intervención como defensa de Spears, Rosengart mencionó que el padre de Britney deberá renunciar voluntariamente a la tutela, ya que esto es “el mejor interés” de su clienta. “Nos moveremos rápida y agresivamente para su remoción”. También calificó el testimonio de Britney Spears como “claro, lúcido, poderoso y convincente”.

La hermana de Britney Spears no se salvó de las críticas

La intérprete de clásicos como "Baby One More Time" y "Oops!... I Did It Again" también arremetió contra su hermana Jamie Lynn por usufructuar su repertorio.

“No me gusta que mi hermana apareciera en entregas de premios y cantara mis canciones remezcladas. Mi supuesta red de apoyo me hizo un daño profundo. Esta tutela legal mató mis sueños...así que todo lo que tengo es esperanza y la esperanza es justo lo que es más difícil de matar por este mundo...¡¡¡¡y aún así la gente lo intenta!!!”, lamentó.

En 2017, Jamie Lynn hizo una aparición sorpresa en los Radio Disney Music Awards y cantó "Till The World Ends" para honrar el premio Icon de Britney. "Mi supuesto sistema de apoyo me lastimó profundamente", aseguró Britney.

Qué pasó con Britney Spears

La tutela sobre la artista había sido ordenada de manera temporal pero ya lleva 13 años y, en ese lapso, la cantante protagonizó diversos espectáculos, entre ellos una serie de presentaciones en Las Vegas de las cuales renegó en este extenso mensaje.

Al respecto, sostuvo que prefiere bailar en la intimidad de su hogar que los escenarios de esa ciudad donde destacó que el público está "tan ido" que no puede ni siquiera estrecharle la mano.

Iggy Azalea, su ex novio Justin Timberlake, Mariah Carey, Halsey, Lena Dunham, Sarah Jessica Parker, Lisa Rinna, Vera Wang, Kloé Kardashian, Andy Cohen, Rosie O' Donnell, Keke Palmer y Jesse Tyler Ferguson son sólo algunas de las personalidades de la música, el diseño y el espectáculo que demostraron públicamente su apoyo a la cantante en esta gesta judicial por su autonomía. Sin embargo, una de las declaraciones más destacadas fue la de Christina Aguilera su "rival" para los medios durante los primeros años de la década del 2000 en la cúspide de la carrera de ambas artistas. 

"Estos últimos días he estado pensando en Britney y en todo lo que está pasando. Es inaceptable que a cualquier mujer, o ser humano, que desee tener el control de su propio destino no se le permita vivir la vida como lo desea", destacó en su perfil de Twitter junto a una foto de ambas estrellas muy jóvenes.