Finalmente, el Festival de Cannes, que se había anunciado de manera tentativa para finales de junio o principios de julio, no tendrá lugar en esas fechas. De todo modos, los organizadores de la muestra siguen pensando que podrá llevare a cabo en algún momento del segundo semestre del año. La decisión se tomó después de analizar el creciente número de muertes en Francia, que aún no ha encontrado su pico máximo. Sin embargo, no hay aún ningún indicio de que Cannes no tenga lugar, y resulta al menos curioso el hecho de que se siga hablando de una postergación cuando muchos otros eventos han sido cancelados definitivamente, tanto en Europa como en los Estados Unidos.

En primer lugar, la semana pasada el director artístico de la muestra, Thierry Frémaux, anunció que no es viable de ningún modo un festival "on line". Esto está en línea con los roces que Cannes ha tenido con las plataformas de SVOD -especialmente con Netflix- y la idea rectora de que el Festival exhiba en pantalla grande. Pero ese no es el verdadero problema. El verdadero problema es el mercado.

Cannes tiene el evento clave del año en materia de distribución y exhibición. El Mercado tuvo en 2019 más de 15.000 asistentes y allí es donde se cierran negocios importantes que, además, llevan dinero fresco de las preventas de exhibición para producciones que aún no están terminadas. Es cierto que, en los últimos años, los mayores compradores de contenidos en la Riviera francesa han sido Netflix y Amazon, pero el peso más grande sigue estando del lado de los distribuidores para salas. Por eso es central que no existan restricciones para la asistencia o las proyecciones, y por eso es inviable el on line. La mayoría de los negocios más grandes se cierran cara a cara, con mucha gente involucrada.

Hoy Cannes enfrenta otro problema. Su realización chocaría con Venecia, San Sebastián y Toronto, que por ahora no se ven afectados en tanto y en cuanto la cuarentena global no se extienda mucho más allá del primer semestre. Y esas ventanas no tienen aún su programación cerrada. San Sebastián, de hecho, incrementará su mercado con filmes que no pudieron mostrarse en los cancelados eventos estadounidenses de TriBeCa y SXSW. Y además, el Palais du Féstival en Cannes tiene también programado -y aún sin retraso- el MipCom 2020, la convención de contenidos televisivos y digitales en septiembre.

Quedaría entonces la cancelación, pero sería un golpe durísimo para los actores de la distribución global y específicamente europea. Cannes se suspendió por la Ocupación Nazi en 1941 (hasta 1946) y en 1968, cuando el Mayo Francés llevó a los cineastas locales a interrumpir la muestra. Pero entonces aún no era el poderoso núcleo de negocios que es hoy. Continuará..

Más notas de

Leonardo Desposito

El mejor cine de arte para ver gratis en casa

Qué extraño llamarse Federico

Dinamarca, Belle Epoque, burdeles: los pioneros del XXX

Dinamarca, Belle Epoque, burdeles: los pioneros del XXX

Paramount+: joyas ocultas en la grilla de la plataforma más joven

Notting Hill, mucho más que un clásico de la comedia romántica

Netflix: menos crecimiento del previsto y más inversión en contenidos

Lupin, la serie no estadounidense más vista de Netflix

Oscar 2021: las estrellas se mostrarán sin barbijo

El teatro Dolby: el Oscar como fue hasta 2020

Westerns: el gran género de (toda) América para ver en plataformas

Westerns: el gran género de (toda) América para ver en plataformas

Plataformas: por qué Netflix es la favorita de los EEUU

Plataformas de streaming: preferencias en los EEUU

Dónde encontrar las películas candidatas a los Oscar 2021

Dónde ver las películas nominadas a los Oscar

La vida en un burdel en una de las grandes películas contemporáneas

L

Avengers: cómo acercarse a un fenómeno del siglo XXI

Avengers, de 2012, la primera vez que estuvieron "todos juntos"