Desde hace 16 años, Carina Deferrari es una de las voces clave de La Mega. En Megadelivery, regala canciones a quien se las pida, recorriendo el amplísimo repertorio del rock nacional, habla con músicos y crea una complicidad especialísima con sus oyentes. Locutora nacional egresada del Iser, comunicadora social -periodista, vamos- por la Universidad de La Plata, creó una imagen divertida, sexy y cercana que se ganó al público de la radio. Llegó, pues, el momento de un salto: de 7 a 9 de la mañana, conducirá con Flavio Azzaro La Primera, el arranque de las noticias y del día en CrónicaTV.

-¿De qué va La Primera?

-Me toca conducir con Flavio Azzaro, más un equipo de especialistas (espectáculos, policiales, deporte, política, clima, tránsito, etcétera) Es una hora donde mucha gente se está despertando, saliendo para el trabajo, llevando los chicos al colegio. La idea es que sepa cómo va a estar el día, y poner un poco de humor, de alegría, para que sea deconstracturado y ameno salir de casa informados y con buena onda.

-Es un cambio importante respecto de tu trabajo en La Mega.

-Estar en un programa de TV diario es todo un desafío porque me aboqué mucho más a la conducción en radio en los dieciséis años que llevo en la Mega. La radio te da otra seguridad y otra facilidad, sobre todo en lo estético: podés ir con una colita y zapatillas y está todo bien. La tele exige otra cosa; me obliga a salir de la zona de confort de la radio a estar frente a una cámara y tratar de hacer lo que una sabe hacer en un contexto distinto, con compañeros diferentes, otro estilo y amoldarse a cosas nuevas. En la Mega estamos especializados en rock nacional, así que tenemos sobre todo contacto con músicos y fans. Así que el salto es un desafío toral para mí: temático, de compañeros, de contexto. Es una experiencia hermosa que agradezco a Crónica y a Flavio Azzaro, que confió en mí.

-¿Cómo tiene que ser la onda de una emisión de noticias cuando arranca el día?

-El desafío es que una persona que inicia el día salga informado pero con buena onda. Si de entrada le tiramos toda la data -que seguramente va a haber- de robos, asesinatos, etcétera, con angustia, se va mal de su casa y empieza mal el día. Así que el desafío es brindar la información y ser amenos, agradables. Combinar lo serio con algo más relajado como el pronóstico del tiempo cuya encargada es Barbi (Pereira Corvalán), con quien podemos hablar de cosas más divertidas, como qué nos ponemos para salir. Al público el gusta que seamos agradables a la hora de brindar la información, que muchas veces es muy dura. Y si uno la pasa bien haciendo el programa, los espectadores lo sienten y se les contagia eso. La onda por sobre todas las cosas es esa: como un grupo de amigos que se juntan a informar, cada uno especialista en lo suyo, con buena onda, con algún chiste interno que siempre funciona bien a esa hora de la mañana en la que uno anda un poco dormido, y desde ahí crear un ambiente más distendido para dar información.

-Resulta difícil cuando la información puede ser bastante áspera.

Tirás la información que haya que tirar, te ponés serio cuando debés ponerte serio pero mantener la idea general de ser ameno. Flavio tiene una impronta bastante así, está siempre haciendo chistes o relacionando todo con el fútbol. Y en algún punto tiene que ver con la impronta que le van a poner los coductores y los columnistas: cada uno va a tener su propio estilo y vamos a jugar con eso. Que sea más moderno: hoy los noticieros no son como años atrás.

-Implica para vos un cambio de rutinas, también.

Hay una gran diferencia de hablar de música y con músicos, sobre estilos musicales o qué tema prefieren escuchar, que dar noticias, informar, contar sobre aumentos, comienzo de clases o inicio de sesiones ordinarias, que son seguramente los temas que vamos a tener en el primer programa. Pero ahí está el desafío: tener que empaparme de una serie de temas en los que, como mera televidente, no puntualizaba y ahora, como la persona que tiene que dar la información, tenés que tener en cuenta. Yo además de locutora soy periodista, solo que me aboqué a la radio y me dediqué a un trabajo más cercano a la locución, muy poco trabajo periodístico. Es un desafío desarrollar esa otra parte de mi profesión a la que le había dedicado menos tiempo.

-¿Creés que la TV y la radio pueden competir hoy, cuando las plataformas e Internet parecen copar todo?

Es cierto que lo digital copó mucho del espacio; así y todo creo que la tele y la radio son especiales. Yo tengo en la Mega (Mega Delivery) un programa de pedidos musicales, donde la gente me pide temas. Y muchas veces pensamos cómo puede ser que, con tantos recursos que tenés hoy para escuchar instantáneamente lo que querés -llámese Spotify, Youtube, lo que quieras...- igual sigas llamando a una radio para pedir un tema y quedándote todo el programa (en mi caso son cinco horas) esperando que lo pasen. Es la magia de la radio: no es lo mismo escucharlo en la radio que en una aplicación. Es la sensación de formar parte, la participación del oyente. Hacer parte al que está del otro lado es clave. Hoy el espectador de TV o el oyente de radio dejó de ser pasivo: le gusta participar, es activo, quiere opinar. Y eso es Crónica también: está en cada bario ante cualquier situación complicada poniéndole un micrófono a la gente para preguntarle qué piensa. Eso no te lo pueden dar las redes; la masividad de la televisión, la magia de la radio (para mí la TV es masiva y la radio, mágica) hacen que sean medios únicos y que la gente pueda usar las redes y al mismo tiempo ver TV y escuchar radio. Creo que lo importante es lograr que las redes potencien a los medios, no que les saquen audiencia. Sé que muchos se abocaron a redes y lo ven por ahí y creo que si se potencian ambas cosas es la clave.

-¿Qué sentís que va a pasar con La Primera?

-Un profesional tiene que ser versátil, pero también tiene que ver con la personalidad de cada uno. En la radio muchos me dicen que les alegro el día, quizás por la vibra positiva y por la buena onda, y creo que a comunicar una noticia también tiene que ver con eso. Por más dura que sea la información, el público la va a tomar de acuerdo a cómo se la cuenten. Es muy diferente cuando te cuenta una mala noticia un amigo que te quiere y te quiere cuidar que alguien que viene y te deja helado con la información. Tiene que ver con personalidades y formas. Ni Flavio ni yo venimos del palo del informativo, aunque Flavio sí tiene mucha experiencia en tele, nunca hizo noticiero. Es buscarle un lugar nuevo a nuestras carreras, amoldarnos a dar las noticias desde nuestra forma de ser. Ese es el mayor desafío: todos los noticieros te van a contar más o menos las mismas noticias, lo que hace la diferencia, lo que puede enganchar alelevidente, es cómo te la cuentan. Seguro que vamos a ser diferentes del resto: veremos si la gente nos elige. Ojalá que sí.

Más notas de

Leonardo Desposito

Dónde encontrar las películas candidatas a los Oscar 2021

Dónde ver las películas nominadas a los Oscar

La vida en un burdel en una de las grandes películas contemporáneas

L

Avengers: cómo acercarse a un fenómeno del siglo XXI

Avengers, de 2012, la primera vez que estuvieron "todos juntos"

Propiedad intelectual: la guerra que envuelve a Hollywood

What If...?, una de las series de Marvel para Disney+

Mujeres en el cine: bajaron su participación en Hollywood en 2020

Carey Mulligan en Hermosa venganza, de Emerald Fennell

Más Bridgerton: Netflix confirmó temporadas 3 y 4

Bridgerton, la serie éxito de Netflix, tendrá temporadas 3 y 4

Crimen y suspenso: películas para ver al borde del sillón

Bajos Instintos, clásico del suspenso erótico

Estrenar en streaming y en cine a la vez: éxito o fracaso

Godzilla Vs. Kong en HBO Max

Tutorial erótico antes de preguntarnos qué es el sexo virtual

Ver Man & Wife y aprender sobre la vida sexual

Estrenos en el cine: para ir a ver sin restricciones

Freaky