En noviembre, dos de los mayores jugadores globales del negocio del espectáculo lanzarán sus servicios "directo al consumidor" (es decir, SVOD, lo que puso en el mapa a Netflix). Serán Disney y Apple que lo anunció hoy, y le seguirán más tarde NBC, Warner-HBO y Viacom. Variety acaba de publicar un estudio respecto de cómo perciben los usuarios esa competencia o, mejor dicho, cómo piensan gastar dinero en contratarlos. La encuesta, realizada con 1.250 casos, muestra que la mejor posición de salida la tiene Disney por la combinación de dos factores: precio (se supone que rondará los u$ 7) y marcas exclusivas (Disney, Pixar, Marvel, Star Wars, Jim Henson, etcétera). Y detrás aparece HBO Max, cuyo precio de salida se estima que rondará los u$ 14. Sin embargo, la encuesta no pregunta por Apple (que saldrá el 1° de noviembre, once días antes que Disney+ y a un precio de u$ 4,99) y no responde algunas de las cuestiones capitales respecto del nuevo ecosistema digital que, más tarde o más temprano, se volverá global.

El primer problema es cuánto estará dispuesto a pagar un usuario por tener más de un servicio y cuántos está dispuesto a tener. Es evidente que, dado que cada uno no solo va a generar sus propios contenidos "nuevos" (que obviamente no habrá de compartir) sino que además va a contener aquello que antes licenciaba a terceros, la alternativa para contar con una cierta variedad implique contratar más de uno. ¿Cuántos? Imposible saberlo, especialmente cuando aún sigue funcionando el cable tradicional que tiene también un costo importante. En la Argentina, quien quiera contar con un paquete que incluya cable, Internet y servicios premimu, gastaría alrededor de $3.000 o más, lo que implicaría unos u$ 60. Más u$ 12 por Netflix. Si redondeamos con otro servicio -y la inclusión de Internet no es caprichosa, es indispensable para los SVOD-, podemos hablar de unos u$ 100, un precio más o menos internacional. Es mucho dinero en cualquier parte, incluso en los EE.UU. ¿Se puede gastar eso?

El segundo problema consiste en la comercialización. Disney ya anunció una oferta de u$ 14 que incluye el SVOD, ESPN+ y la versión con anuncios de Hulu. Es un buen precio y los analistas consideran que los packs de ese tipo tienen más posibilidades de encontrar público que los servicios por separado. Amazon, que tiene su propio on demand, además comercializa paquetes similares. Pero ¿cuál debería de ser el precio si HBO Max solo, con toda la biblioteca de Warner -se cree- superaría ese precio?

Por último: la segmentación con exclusividad (que, en el fondo, no es más que otra forma de concentración) podría volver a favorecer la piratería. ¿Cómo acceder a lo exclusivo sin pagar? ¿Cómo formar parte de la "conversación" social, uno de los motores de suscripciones? El nuevo ecosistema parece ir contra una baja de la ilegalidad que comenzó con el surgimiento de Netflix. Habrá que esperar a finales de 2020 para ver un paisaje definitivo, que por ahora no es alentador.

Más notas de

Leonardo Desposito

We Are One: El "festival de festivales" de cine, gratis y on line

Ricky Powell, the individualist

Confirman realización del Festival de Venecia

Confirman realización del Festival de Venecia

Terror y autocines: cómo los EE.UU. salen de la cuarentena

Cómo los cines de EE.UU. esquivan la cuarentena

Qué ver en el cable para ser feliz

Qué ver en el cable para ser feliz

Terror teológico y drama psicológico sobre padres e hijos

Una joya no estrenada en el país

Cine para llevar, Stand up y Pedro Aznar para ver en casa

Pedro Aznar

Películas que no están en Netflix para ver con los chicos y disfrutar tanto como ellos

Películas que no están en Netflix para ver con los chicos y disfrutar tanto como ellos

Dos imperdibles de cine para ver en casa

Dos imperdibles de cine para ver en casa

HBO anunció el estreno el corte original de Justice League en su plataforma on demand

Liga de la Justicia, el tanque que no pudo ser del todo

Pornografía mainstream y variantes feministas

Pornografía mainstream y variantes feministas