Otra sombra ha dejado el Covid en el negocio cinematográfico global: la de la cerrazón china. En efecto: el gigante asiático, tras dos años de pandemia, ha cambiado casi radicalmente su política de producción y estrenos cinematográficos (y no solo, dado que también afecta a las plataformas) de tal modo que ese mercado enorme que alguna vez le dio dividendos a Hollywood se ha vuelto mucho más complicado, cerrado y difícil. Al punto de que la cantidad de películas no chinas estrenadas ha descendido dramáticamente de 2019 a esta parte.

El mercado chino tiene una fuerte participación del Estado, es decir del Partido Comunista. Cuando la pandemia obligó a cerrar los cines en ese país, se perdió el 10% de las pantallas, algo monumental en un territorio cuyo negocio de exhibición venía creciendo a un impresionante diez por ciento anual. Con las reaperturas, más tempranas que en el resto del mundo, se focalizaron en el estreno de material propio, especialmente en espectáculos históricos, bélicos y de fantasía ligados a la propaganda estatal. Y se rompieron los puentes con Occidente. De hecho, la producción de Disney pensada para China Mulan, que iba a estrenarse en marzo de 2020, terminó con un lanzamiento menor, denostado por la crítica, en aquel país. Fue el aviso.

Luego vino la prohibición de las películas de Chloé Zhao Nomadland (ganadora del Oscar, y no se pudo ver en China cuando lo recibió) y, lo que es más grave para el negocio por su costo monumental, de Eternals, la película de Zhao para Marvel. Allí la excusa fue la presentación como "normal" de una pareja homosexual (mismo problema que el filme tuvo en la Península Arábica, aunque allí ya se levantó la prohibición). Pero al mismo tiempo, cayeron producciones que empresas como Tencent habían comenzado con Hollywood. La estrategia no es descabellada: las dos películas más vistas del año hasta ahora son La batalla del lago Chanjin, con más de 900 millones de dólares de recaudación, y la comedia Hi, mom, con 822 millones de dólares. Ambas productos chinos, el primero sobre una batalla en la guerra de Corea contra las fuerzas unidas de los EE.UU. y Corea del Sur.

Un dato más: en 2019, la participación del cine no chino en ese territorio fue del 23%, y este año fue del 13%. Y películas muy masivas como Shang-Chi, Black Widow y la súper exitosa Spiderman: sin camino a casa no tienen fecha de estreno. Y se cree que no la tendrán en el futuro próximo. Los días de cooperación y negocios conjuntos parecen terminados.

Más notas de

Leonardo Desposito

HBO Max impulsó los ingresos de AT&T en 2021

Duna, uno de los éxitos de cine en HBO Max

Cine nuevo en Mubi sin pasar por la pantalla grande

Annette, lo último de Léos Carax con elenco estelar

Francia regula las ventanas de exhibición para plataformas

Malas hierbas, producción cinematográfica de Netflix

La Malvada: una de las grandes películas perfectas

Seductor y ¿Víctima?: La Malvada

Amazon le puso título a la serie sobre El Señor de los Anillos

La primera imagen de la serie de Amazon sobre Tolkien

Cine, series y superhéroes: el futuro del audiovisual

Moon Knight, lo nuevo de Marvel en Disney+

Microsoft compra Activision en el mayor deal del campo gaming

Activision entra al paraguas de Microsoft

Cuatro películas brillantes de Tony Scott en Star+

Cuatro películas brillantes de Tony Scott en Star+

La taquilla global se recupera esta vez gracias al terror

Scream: el terror (siempre) gana

El Festival de Berlín se prepara para otra edición presencial

La Berlinale se prepara para volver a cierta normalidad