Un estudio llevado adelante por la consultora TVisions para la revista Variety reveló cómo está funcionando el contenido original en plataformas en lo que va del año. No es sorpresa -aunque quizás un poco, sí- que las películas originales de Disney en Disney+ superaron incluso a las series y lanzamientos más fuertes de otras firmas, notablemente de Netflix. Los títulos que se llevaron el podio fueron, hasta ahora, Luca y Raya y el último dragón, y habría que sumar el arrastre de Soul, que se vio desde fines de 2020. Pero esto es solo la punta del iceberg: la pregunta es si implica -o no- un buen negocio.

Veamos: TVisions analiza el comportamiento estadístico basándose en 5.000 hogares conectados con sus aparatos de medición. El número "x" es la cantidad de veces que un contenido es visto en promedio en los EE.UU. Para calcular el impacto, se estima cuántas "x" (es decir, cuántas veces el promedio) supera el visionado de un contenido cualquiera. Ejemplo: el más visto en julio fue Luca, película de Pixar/Disney, que se vio 147,8 veces el promedio. El segundo lugar de ese mes fue para Un jefe en pañales 2 (que allí se difundió en Day-and-Date vía Peacock, el streaming de NBC), que se vio 89.2 veces el promedio.

En junio, Raya... fue visto 159,6 veces el promedio y el segundo puesto fue para En el barrio, 93,5 veces el promedio, que se estrenó en Day-and-Date en HBO Max (y fue muy pobre su venta en salas). Aquí hay un factor importante: Raya... creció cuando dejó de ser un contenido que se pagaba aparte (desde su lanzamiento en Disney+ en marzo, más algunas salas) y se convirtió en gratuito. Luca -como Soul- nunca tuvo "pago aparte" sino que siempre fue de acceso gratuito. En el barrio, como se dijo, se vio muy poco en salas y tuvo una enorme audiencia a través de HBO Max. Por lo demás, los cuatro títulos mencionados si se incluye Un jefe... fueron filmes para todo público.

Pero hay algo más: las películas masivas, de marca, para grandes y chicos superaron con mucho a las series más "pesadas". Incluso Loki, WandaVision y Falcon y el Soldado de Invierno, las joyas de Marvel/Disney, estuvieron (muy) por debajo de esas películas. ¿Qué se puede pensar? Varias cosas. Primero, el poder del entretenimiento familiar, que copia lo que sucede con el cine. Segundo: la gratuidad es clave, si hay que pagar, los números son mucho menores. Y tercero: las plataformas desincentivan "ir al cine", especialmente si hay niños en juego. 

Más notas de

Leonardo Desposito

Películas de superhéroes para quienes odian a los superhéroes

Capitán América, un homenaje a los años 40

La televisión tradicional ya no tiene nuevos espectadores

Canales FAST, la respuesta de la TV a Internet

Cuatro animés para entender el animé en Netflix

Belle, de Cannes a Netflix

Ciencia ficción más allá de la pura fantasía en Paramount+

La llegada, ciencia ficción sin fantasía

Cuatro filmes esenciales de Steven Spielberg en Netflix

Tiburón, todavía efectiva obra maestra

El mejor cine de los ochenta para ver continuado en Star+

Aliens, el regreso, una obra maestra (sí, señor) de los ochenta

Adiós a Jean-Luc Godard, último sobreviviente de la Nouvelle Vague

Godard a fines de los 50: el hombre y la cámara

Cuatro comedias negras para disfrutar en HBO Max

Este es el fin, cima de la comedia negra

Lo mejor y lo peor del cine fantástico, gratis en Archive.Org

Carnival of Souls, un filme de enorme influencia en el cine

Se extingue el espectador de TV: hábitos de los nuevos espectadores

Jugar y usar redes sociales: pasatiempos favoritos de los más jóvenes