Todo fue sonrisas hace tres semanas, cuando Black Widow debutó en cines de los EE.UU. con más de 80 millones de dólares de recaudación y todos pensaban que por fin comenzaba a salir el sol tras las nubes de la pandemia para las salas de todo el mundo. Todo dejó de serlo cuando, en la segunda semana de exhibición, perdió el 70% de su audiencia, cuando la caída normal de primer a segundo fin de semana (en todo el mundo) es de en promedio del 30%. Y hoy todo es furia porque Space Jam 2 tuvo exactamente el mismo comportamiento: perder más del 70% del público en salas en su segunda semana. Los cines culpan a los productores porque Disney+ y HBO Max presentaron las películas al mismo tiempo en plataformas de svod.

Black Widow se estrenó al mismo tiempo que en cines en Disney+ por un pago extra de 30 dólares en los EE.UU. (en la Argentina es de poco más de 1000 pesos). Space Jam, en su país de origen, fue sin costo a HBO Max para sus abonados el mismo día del estreno en salas. La caída de recaudaciones indica que solo fueron en estreno los fanáticos de cada película. Pero el espectador que compra más "lento", movido por la curiosidad, no. Ese prefirió, en última instancia, ver la película en su casa. Recuérdese: es el espectador no "cinéfilo" el que sostiene la industria, no el fan. Es decir: las películas no suman público sino que tienen una cantidad fiel a contenidos anteriores y esa es la que va a los cines.

Otra cosa importante. Black Widow tuvo excelentes críticas; Space Jam, espantosas. A la hora de decidir si correr -aún- un riesgo sanitario al ir a una sala (y agreguemos una andanada de teorías conspirativa en los EE.UU. respecto de la vacunación), la crítica cuenta. Hacía mucho que la crítica de cine no torcía realmente las posibilidades económicas de un "tanque", pero ahora sí, especialmente si la curiosidad puede saciarse en el hogar por el mismo precio (o menos, incluso mucho menos) que si se sale. 

Lo que los exhibidores reclaman es que las medidas de estreno simultáneo en salas y plataformas deje de funcionar cuando la pandemia se retira. Una cosa era utilizarlo como algo excepcional, otra, dados los resultados, sostenerlo como una estrategia estándar de lanzamiento. Mientras tanto, China sigue llenando salas con sus propios productos, sin day-and-date. La pelea recién comienza.

Más notas de

Leonardo Desposito

Duro de Matar: el bien y el mal, en lo alto y a los tiros

Bruce "John McClaine" Willis en Duro de Matar, esa genialidad

Concierto de Muse en Stageverse: un nuevo rumbo para la música

Muse en su concierto para VR

La venganza de Mamá Natura: desastres y monstruos en el cine

El fin de los tiempos, apocalipsis vegetal

Clint Eastwood vs. Marvel: contras de estrenar en cines y SVOD

Cry Macho, una decepción para Clint Eastwood

Netflix triunfa en los Emmy: el nuevo mapa del audiovisual

El equipo de Gambito de Dama con sus premios

Anya Taylor-Joy: cuatro películas para descubrir a una estrella

Anya Taylor-Joy en La Bruja

Lo que el viento se llevó, una fábula "antiyanqui"

Lo que el viento se llevó, el filme más visto de la historia

Joyas de cine restauradas, teatro en femenino y Los Decadentes

Los Auténticos Decadentes llenan Obras

Pequeña muestra del gigante Clint Eastwood en HBO Max

Kevin Costner y Clint Eastwood en el rodaje de Un mundo perfecto

Roblox y Twenty One Pilots: más eventos de música y videogames

Twenty One Pilots graba su concierto para Roblox