Terminadas las vacaciones de invierno, comienza la temporada de películas argentinas "grandes". Este año, en ese sentido, no hubo nada preparatorio: el mejor estreno nacional, Re Loca, anda por los 600.000 espectadores, cuando años anteriores a esta altura ya teníamos al menos un título cerca o por encima del millón. Este jueves llega El amor menos pensado, comedia romántica protagonizada por Ricardo Darín y Mercedes Morán, que tienen mucho peso en la taquilla. Es probable que, sin el arrastre que tiene la animación con los chicos en el colegio, ocupe alguna de las primeras posiciones.

Hay también un filme estadounidense de gran presupuesto con target juvenil, Mentes poderosas, sobre un futuro cercano y adolescentes con enormes poderes mentales, basado en una saga literaria de éxito. Es posible también que, al menos en el arranque, quede cerca de los primeros puestos. A esto se suma en el rubro internacional el interesante drama Desobediencia, de Sebastián Lelio (Una mujer fantástica) con Rachel Weisz y Rachel McAdams, y el extraño y por momentos humorístico filme de zombies canadiense Los hambrientos, de buena repercusión internacional.

Hay también dos estrenos argentinos más, aunque de menor impacto comercial. Uno es el drama Casa propia, de Rosendo Ruiz (De caravana, gran película cordobesa) sobre la tensa relación entre un profesor universitario sin dinero y su madre, que tuvo muy buenas críticas en el último Bafici, y el documental de Diego Gachassin Pabellón 4, sobre la enseñanza de la filosofía en las cárceles de nuestro país.