No fue un buen fin de semana para el cine en la Argentina, con mucho menos de 400.000 entradas vendidas. La curiosidad más importante es el regreso a la primera posición del tanque animado Coco, que se aproxima rápidamente a los tres millones de espectadores, una cifra muy infrecuente en la cartelera nacional. El otro dato a remarcar es que ninguna de las películas en cartel superó las 100.000 entradas vendidas de jueves a domingo, lo que confirma la baja.

Hubo algunas -moderadas- buenas noticias. En primer lugar, el "efecto Oscar" se sintió para La forma del agua, que subió (son datos del sitio especializado cinesargentinos.com) n 24% su convocatoria tras ganar el principal premio de la Academia de Hollywood. De todos modos, no logró superar la tercera posición en la tabla, y su total apenas por encima de los 200.000 espectadores permite pensar que no va a llegar a los 300.000. El divorcio entre premios y películas es, como venimos explicando, notable. Pantera Negra, el filme de superhéroes en cartel, sigue sumando aunque, dadas las cifras, es poco probable que llegue al millón de espectadores.

Algunos estrenos sumaron y eso les permitió ingresar a un escuálido top ten. La novedad mejor ubicada fue Perfectos desconocidos, comedia de Álex de la Iglesia y remake de la película italiana del mismo nombre estrenada un año atrás. Se ubicó en el quinto lugar, y se agregaron también el film bélico Tropa de héroes, en el séptimo puesto, y otra remake, Deseo de matar (esta del clásico menor de Michael Winner con Charles Bronson El vengador anónimo), que logró colarse en el octavo puesto, Le fue muy mal, sin embargo, a otra película "de los Oscar", novedad de la semana, Yo soy Tonya, que quizás hubiera tenido mayores posibilidades en caso de haberse estrenado en una fecha anterior. Pero así están las cosas en la cartelera argentina.

A partir de esta semana, comienza una andanada de tanques que podría revitalizar la escasa taquilla. Este jueves va Tomb Rider, película de acción y aventuras que implica el relanzamiento del personaje Lara Croft, a principios de siglo interpretado por Angelina Jolie y hoy con Alicia Vikander. Más adelante, antes del final del mes, se verá la arriesgada producción de Steven Spielberg Ready Player One, basada en el best seller de culto de Eduard Cline. Y en abril se sumará Los Vengadores: Infinity War (entre otras) que seguramente llenen cines.

Nuevamente, es necesario comprender que la taquilla nacional solo se mueve si hay tanques. El grado de concentración en la exhibición y los desembarcos en enorme cantidad de salas han hecho que el cine no permita que filmes que no apuestan directamente al gran espectáculo sensorial tengan un público que justifique salir de casa. Así, a la concentración del negocio de la exhibición se lo complementa con la concentración de la oferta, lo que en cierta medida influye en el público, especialmente el que va poco a las salas y es el que sostiene el negocio.