La temporada lírica del Teatro Colón se inaugura hoy con el clásico "Rigoletto", de Giuseppe Verdi, con la dirección musical a cargo del italiano Maurizio Benini, al frente de la Orquesta Estable, y la escenografía del libanés Jorge Takla. La apertura será el martes a las 20 y luego habrá otras siete funciones: el martes 12, miércoles 13, viernes 15, sábado 16, martes 19, miércoles 20 y viernes 22 a las 20 y domingo 17 desde las 17.

El calendario del Teatro Colón tendrá su centro este año en el abono Grandes Intérpretes Nacionales, a partir de mayo (con el director inglés Simon Rattle al frente de la London Symphony Orchestra; la presencia de la mezzosoprano letona Elina Garanca; la visita de la Orquesta Filarmónica de Israel con el director indio Zubin Mehta y la pianista argentina Martha Argerich como solista); por lo que el programa operístico, en contraste obligado por esas inversiones económicas, desplegará un recorrido más austero.

El abono lírico comprenderá ocho títulos: Rigoletto, de Giuseppe Verdi; Un tranvía llamado deseo, de André Previn; Turandot, de Giacomo Puccini; Ariadna en Naxos, de Richard Strauss, L´incoronazione di Poppea, de Claudio Monteverdi; Don Pasquale, de Gaetano Donizetti; Orfeo & Eurídice, de Christoph Willibald Gluck y Los cuentos de Hoffmann de Jacques Offenbach. Habrá, además, tres óperas de cámara.

Tras Rigoletto, que estuvo presente en 33 temporadas del teatro -la última, en 2002, continuará en mayo con con cuatro funciones de Un tranvía llamado deseo, una ópera del pianista, director y compositor estadounidense André Previn, recientemente fallecido. Será el estreno argentino y la protagonizará la argentina Daniela Tabernig como Blanche Dubois.