El próximo 25 de abril se estrenará en una miríada de salas de la Argentina Avengers-Endgame, quizás la película más esperada del año. Ahí los números se distorsionarán seguramente. Pero el fin de semana más importante de abril para el cine es, curiosamente, el de esta Semana Santa. No porque haya "tanques" sino porque hay una serie de películas independientes y un documental que están dentro de lo más interesante de la temporada.

El documental es Jamás llegarán a viejos y fue dirigido por Peter Jackson, el realizador de El Señor de los Anillos. Aquí, empleando tecnología de punta, Jackson toma filmaciones de la Primera Guerra Mundial y las restaura. No solo eso: también les agrega color y el movimiento "normal" que, por rodarse a pocos cuadros por segundo, esas escenas no tenían. El resultado es traernos, cien años más tarde, la verdadera dimensión de una tragedia vivida por gente muy joven (de allí el título). Si hay una película imperdible este año, una experiencia única en el cine, es esta.

Algo parecido al documental es La guerra silenciosa, de Stéphane Brizé. La película está basada en el caso real de una fábrica que, tras ajustar salarios y salir de la estrechez económica, decidió cerrar y dejar a sus obreros en la calle. En el filme hay un solo actor profesional (el gran Vincent Lindon) y los demás personajes son interpretados por quienes vivieron aquella situación. Una excelente mirada sobre la realidad económica global, con sus dobleces y discusiones.

Vox Lux, recientemente vista en el Bafici, es una película también "extraña", aunque se trate de una ficción protagonizada por Natalie Portman y Jude Law. La historia de una diva pop sirve de excusa para hacer un retrato -caprichoso pero fascinante- de la actualidad, incluyendo violencias, el precio de la fama, el terrorismo, la política, las relaciones parentales y lo que se le ocurra. Despareja y fascinante.

Además de esta, hay otras dos "ficciones puras". Una es 1100, un filme argentino rodado en Rosario que narra la crisis de un hombre joven ante un hecho inesperado. Una película de enorme tensión dirigida por Diego Castro. La otra es la película de terror La Llorona (quizás la que más entradas venda del lote), vagamente ligada al universo de El Conjuro. Cierra la lista una bella realización sobre la obra y la vida de Miguel Ángel, que mezcla documental con ficción, la italiana Michelangelo-Infinito, de Emanuele Imbucci.