2019 ya tiene candidata a mayor fracaso fílmico del año. X-Men Dark Phoenix, la última película de la franquicia de los mutantes, debutó en los EE.UU. con apenas US$33 millones, cuando su costo de producción (es decir, sin contar la decena de millones verdes dedicados a lanzamiento, marketing y copias) supera ampliamente los US$200 millones. Incluso si tuvo -proporcionalmente- mucho mejor público fuera de su país de origen que dentro, Variety afirma que sería "un milagro" que pudiera recuperar su costo. De algún modo, se trata de un fracaso anunciado. Cuando Disney compró Fox, la película -y también New Mutants, protagonizada por otra Game of Thrones, Maisie Williams- estaba terminada y con muchos problemas. La fecha de estreno del filme se modificó muchas veces, incluso si hace dos años que está completamente terminada (también sucede con New Mutants, cuyo estreno por ahora está previsto para 2020). Cuando hace algunas semanas Disney dio a conocer sus próximas películas, una de las apuestas para X-Men, la película protagonizada por Channing Tatum Gambito, desapareció totalmente del calendario futuro. Aún cuando se descuenta que habrá más Deadpool (que también forma parte de ese universo), aunque se trata de un tipo de filme muy alejado de Disney. En fin, nadie sabe qué pasará con los mutantes.

En principio, parecía que la posibilidad de que todos los personajes de Marvel estuvieran bajo una misma empresa despertaría entusiasmo y crearía posibilidades infinitas. Disney ya había recuperado con un acuerdo a Spider-Man, Hulk y el nunca aparecido Namor, que estaban en manos de Sony. Pero los X-Men y los 4 Fantásticos seguían en manos de Fox. Ahora que los problemas se acabaron en el campo legal, aparece algo que empieza a volverse frecuente. Lo llaman "fatiga de marca".

Dicho de otro modo, ¿cuánto más se quieren ver historias de los mismos personajes en los mismos mundos? Es probable que uno de los motivos del éxito de Avengers-Endgame consista en la sensación de cierre, de final definitivo para una serie de hilos narrativos y personajes (de hecho, Endgame está a US$57 millones de superar a Avatar como la película más recaudadora de todos los tiempos sin actualizar por inflación). También que la idea de producir filmes de modo serial, aunque tiene un motivo económico (nada más difícil que instalar una marca), requiere una vuelta de tuerca. Hoy no hay ningún plan para "revivir" a los X-Men en lo inmediato, y da la impresión de que el estreno de Dark Phoenix tuvo que ver más con cerrar un negocio que de continuarlo. Marvel- Disney trabaja hoy en continuaciones de Dr. Strange, Black Panther y en instalar The Eternals (con Angelina Jolie y, quizás, Keanu Reeves). Es probable que eso deje a los mutantes en penitencia.

Más notas de

Leonardo Desposito

El guardaespaldas, una gran película de contrabando

Kevin Costne y Whitney Houston en El Guardaespaldas

El precio de las entradas pesa tanto como el Covid en los cines

Salas vacías, nuevo problema global

Get Back: el evento que salva todo el 2021

Get Back, un milagro del documental

Los Gucci pelean contra La casa Gucci

La casa Gucci

Buen fin de semana en la taquilla global para films aún "en rojo"

Encanto, nuevo éxito de Disney

David Lynch famoso y secreto para descubrir en MUBI

Dumbland, serie animada de David Lynch

El futuro audiovisual ya llegó

La televisión informa lo que sucede en el momento en que sucede. La paradoja de El juego del calamar, la historia de un montón de gente encerrada en un lugar bajo miradas anónimas

Disney+ y HBO Max "compartirán" películas hasta 2022

Disney+ y HBO Max "compartirán" películas hasta 2022

Festival de Mar del Plata: espejo del estado del cine

Festival de Mar del Plata: espejo del estado del cine

La película más taquillera de 2021 podría perder dinero

Sin tiempo para morir, ganadora y perdedora a la vez