La Disney decidió dar de baja a la compañía de animación Blue Sky, que había adquirido con el paquete de propiedades de la Fox en la fusión de 2019. La empresa es la responsable de una de la franquicias más exitosas del cine reciente, La era de hielo, así como de las películas Río y Río 2, Olé! El viaje de Ferdinand, Robots y otras. Desde la primera Era de hielo en 2002, sus productos facturaron más de 5000 millones de dólares en todo el mundo. El destino de las marcas, hoy, es incierto.

"Debido a las condiciones económicas actuales, después de mucha consideración y evaluación, hemos tomado la difícil decisión de cerrar las operaciones de filmación en Blue Sky Studios", explicó un vocero de Disney en declaraciones recogidas por el sitio especializado estadounidense Variety. Esto implica además ver qué sucederá con los 450 empleados de la empresa, ya que no todos podrán ser absorbidos por Disney Animation y Pixar, las dos empresas propias del conglomerado.

Aunque triste, la decisión tiene su lógica. Lo más importante para Disney no es la "fábrica" de animación (que ha sido su especialidad desde hace 98 años) sino las franquicias, las marcas, los nombres propios. Hoy es difícil saber si habrá alguna otra película de La era de hielo, aunque también es difícil pensar que Disney no va a aprovechar una serie que recaudó en cinco películas más de 3000 millones de dólares. Por otro lado, Disney se queda con tres de las firmas más exitosas del rubro y las marcas más reconocidas.

Hay algo paradójico: con estas adquisiciones, cierres y concentración, los estudios "grandes" han vuelto al poder casi monopólico que detentaban en los años cincuenta, cuando una sentencia judicial obligó a Paramount a vender sus cines y eso derivó en la caída del sistema de estudios (funcionaban como los clubes de fútbol: artistas contratados en exclusiva, producción, distribución y exhibición propias). La reconversión a plataforma digital reconduce la situación a aquella, donde unas pocas manos detentaban el monopolio del cine. 

Por ahora, entonces, no hay más Era de hielo. La última producción de Blue Sky fue Espías a escondidas, filme con las voces de Will Smith y Tom Holland que quedó lejos de las expectativas de la firma.

Más notas de

Leonardo Desposito

El Festival de Mar del Plata, todo el año desde casa

El Festival de Mar del Plata, todo el año desde casa

Sexo y Perestroika: de Moscú con mucho amor

La película muestra muestra el desfase entre la moral de Estado y lo que realmente hacían los ciudadanos

Diez películas extraordinarias para ver en Disney+

Diez películas extraordinarias para ver en Disney+

Christopher Nolan y Tenet o el regreso del cine grande a las salas

Christopher Nolan y Tenet o el regreso del cine grande a las salas

Tenet, Scooby Doo y más: cómo vuelve el cine al AMBA

Tenet, Scooby Doo y más: cómo vuelve el cine al AMBA

Brad Pitt, genio y figura: cuatro películas en Netflix y Amazon

Brad Pitt, genio y figura: cuatro películas en Netflix y Amazon

Globos de oro 2021: pantalla grande, glamour mínimo

Globos de oro 2021: pantalla grande, glamour mínimo

Esteban Trebucq: mucho más que "el pelado de Crónica"

Esteban Trebucq: mucho más que "el pelado de Crónica"

Carina Deferrari, de la magia de la radio a la masividad de CrónicaTV

Carina Deferrari, de la magia de la radio a la masividad de CrónicaTV

Todo sobre el FIBA, buen folclore y un paseo imperdible con el buen tiempo

Todo sobre el FIBA, buen folclore y un paseo imperdible con el buen tiempo