Disney acaba de retrasar su grilla de estrenos de filmes de Marvel para 2022 y 2023. No es un cambio demasiado grande: de hecho es por meses, aunque un par de películas pasaron a 2023. Así, el próximo año se verán Dr.Strange and the Multiverse of Madness (mayo); Thor: Love and Thunder (julio); Black Panther: Wakanda Forever (noviembre). También retrasó la quinta entrega de Indiana Jones para junio de 2022, pero los motivos son diferentes.

En el caso de Marvel (que además corrió para 2023 The Marvels y Ant-Man and the Wasp: Quantunmania), el retraso obedece a que el MCU implica una cuidada planificación de una enorme cantidad de películas y series. El retraso en el rodaje de Wakanda Forever afectó la producción de todo el resto, una especie de reacción en cadena. El caso de Indiana Jones es diferente: Harrison Ford (que retoma el papel a los 79 años) se lastimó el hombro durante el rodaje y el realizador James Mangold -es la primera de la serie no dirigida por Steven Spielberg- detuvo la filmación, que ya recomenzó. Disney tiene el filme porque compró Lucasfilms, dueño tanto de La Guerra de las Galaxias como de la saga del arqueólogo aventurero.

Así que 2021 terminará para Marvel/ Disney el 5 de noviembre cuando se estrene The Eternals, el filme dirigido por la última ganadora del Oscar Chloé Zhao (Nomadland). Lo importante es que, como Shang-Chi y la leyenda de los Diez Anillos, no irá inmediatamente a Disney+, como sucedió con Black Widow (lo que le costó a Disney un dolor de cabeza ya saldado) sino con una ventana exclusiva en cines de 45 días. Probablemente tal ventana se amplíe el año que viene: queda claro que, para ciertos filmes, el estreno day-and-date, aunque pueda ser provechoso para las plataformas ( Disney+ cobra aparte por las películas que estrena en simultáneo) son perjudiciales en mediano plazo para la marca. Es lo que pasó con Cruella y con Jungle Cruise, otros de los lanzamientos grandes de la firma en lo que va de la temporada, y que difícilmente puedan recuperar sus costos.

Es decir: detrás de los retrasos lógicos por el sistema de producción (que tiende a integrar todas las ventanas en el caso de Marvel en una sola gran narrativa), hay una evaluación constante de las estrategias de exhibición de cara a un mundo donde imperen mucho más las plataformas. Aún no se sabe qué hará Disney en ese aspecto de 2022 en adelante.