Tango Apple TV Plus como Disney+ formarán parte de la oferta europea de plataformas SVOD tras su debut el próximo mes en los Estados Unidos y algunos otros territorios. Competirá en el Viejo Continente con las ya establecidas Amazon Prime Video y Netflix, que además han mostrado un robusto crecimiento en los últimos dos años, especialmente en Francia. Sin embargo, la aparición de estos players no es tan sencilla dado que las condiciones que exige la Comisión Europea para ingresar a esos territorios son más duras que las que rigen en otros lugares, notablemente en los mercados más grandes de América Latina como México, Brasil o la Argentina. En efecto, la ley exige que el 30% de la producción disponible en las grillas de los SVOD sea de producción local -europea, en este caso-, y dada la inversión en contenidos "internacionales" básicamente pergeñados en Hollywood que han encarado tanto Disney como Apple, el cumplimiento de esta condición es complejo.

Tras más de un año, recién hoy Netflix y Amazon están cerca de cumplir la cuota europea

El plazo para que atenerse a derecho en este sentido es hasta finales de 2020. Entonces, las plataformas tienen que tener incorporado ese 30% local como oferta para sus suscriptores. Tanto Amazon como Netflix, que tienen una fuerte presencia, están cercanos a cumplir con la cuota que se les exige. Netflix cuenta con un catálogo europeo promedio de 5.000 títulos; Amazon, de 3.000, salvo en Gran Bretaña donde, para las dos plataformas, los números son significativamente más altos. Las razones de la excepción británica son los derechos -los de las producciones de Hollywood suelen incluir los británicos- y, sobre todo, el subtitulado múltiple. En los demás países de la actual CE, la maraña de exclusividades y derechos para cada uno es más intrincada. Sin embargo, las dos empresas se ocuparon tanto de adquirir en exllusiva producciones locales varias como de producir ellas mismas con talento local -algo que, también, están buscando en países como el nuestro.

Apple y Disney no tendrán demasiado contenido al salir, lo que debería hacer más sencillo cumplir con la cuota europea. Pero no es tan fácil: Apple, por ejemplo, tiene como estrategia contar con grandes nombres para una plataforma global, y adquiriría todos los derechos en exclusiva. Es decir, tendría "contenidos europeos" pero no diferenciados por país, lo que choca con las legislaciones locales. Disney saldría al mercado con unos mil títulos entre series y filmes, entre los cuales hay diez películas y veinticinco series originales. Debería adquirir más contenido para cumplir con las leyes europeas, pero pretende centrarse en el contenido original ya producido como punta de lanza para instalarse en todos los territorios donde será propuesto. Eso también puede representar un problema.

En la mayoría de los territorios de América latina no existen estas restricciones

En la Argentina no existe una obligación de ese tipo para las plataformas on demand (sí hay regulaciones similares para la televisión de aire, aunque de difuso cumplimiento). En Brasil y México sucede algo similar. Es decir: sería menos complejo para estos servicios instalarse en América Latina, salvo por las cíclicas crisis económicas que lo azotan. Lo que se pueda hacer en Europa es importante, porque también pone a prueba las estrategias de crecimiento de las plataformas internacionalmente, algo capital para su supervivencia, y porque pueden presentar un antecedente para el resto de los mercados.

Ver más productos

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

La Amazonia y la destrucción del mundo

La Amazonia y la destrucción del mundo

Ver más productos