Disney se asoció con Microsoft para llevar parte de su producción a la "nube". La noticia implica mucho más que el solo hecho de utilizar un espacio virtual para coordinar la producción, siempre colaborativa, de un film. Implica también pensar en nuevas formas de distribución y de seguridad informática ante lo que va a ser, sin dudas, una guerra por los canales físicos de almacenamiento y conducción de datos. Según una nota publicada en Variety, los ejecutivos de Disney optaron por Microsoft porque es la empresa más orientada a medios en ese campo.

Definamos "nube": es un espacio virtual, no físico, donde almacenar datos. Prácticamente todos quienes utilizamos servicios web estamos utilizamos una "nube". Es allí donde se guardan mails o fotografías o documentos. En el último caso, podemos compartirlos para que otros también trabajen sobre ellos. Justamente ese es uno de los puntos más importantes para Disney: poder descentralizar la producción. "Hoy la producción es global, se filma en un lugar del mundo y se puede montar en otro", aseguran. Pero para eso es necesario que los datos "crudos" tomados en, digamos, África puedan ser inmediatamente tomados por alguien que los monte en California (es importante tener casi de inmediato una versión "montada" de una secuencia, así funciona hoy el cine industrial) y eso implica economizar recursos (por ejemplo, no llevar a un montajista a África).

Hay otra ventaja: la seguridad. La cantidad de datos que se producen para una sola producción grande es inmensa, y eso se guarda en discos rígidos "físicos" que pueden perderse, adulterarse, etcétera. Cada dato es muy valioso y la posibilidad de perderlos disminuye si se almacenan inmediatamente en la nube. Además de evitarse -esto es capital- la piratería.

Lo que lleva a la tercera ventaja, probablemente la más importante en lo inmediato: la distribución. Hoy las empresas de streaming o bien alquilan o bien tienen sus propios servidores físicos, sus propias "nubes". Lo que, de todos modos, hace más complejo el acceso: al no estar alojados en un espacio virtual, los contenidos requieren cada vez más inversión de hardware para almacenamiento y posterior distribución (es, aunque no parezca, el mayor gasto de Netflix). Tener una nube amplísima y securizada por una de las empresas más importantes del sector es una ventaja más que importante para luego asegurarse un canal de almacenamiento, y sobre todo de distribución. Una de las estrategias importantes de Apple, competidor de Disney en SVOD desde noviembre, es apelar a los usuarios de sus productos. Microsoft también es una empresa líder en el sector informático con cientos de millones de usuarios, que tendrán alguna ventaja a la hora de adquirir contenidos del socio Disney.

Todo apunta a una sinergia fuerte -e imprescindible- entre la producción de contenidos y el sector tecnológico. Que dos de las firmas más importantes en estos campos se asocien aunque solo sea para este tipo de colaboración "técnica" es una muestra de que la concentración avanza y los poderosos crecen.

Ver más productos

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Papa no tiene previsto visitar Argentina en 2020

El Papa no tiene previsto visitar Argentina en 2020

Ver más productos