Tras su estreno en el Festival de Venecia, los críticos que vieron el tanque Duna (postergada visión de Denis Villeneuve de la novela de Frank Herbert) aseguraban que debía verse en salas. Hubo bastante lobby de los exhibidores en EE.UU. para que Warner, la productora, le diera una ventana exclusiva en cines. Pero la empresa decidió que, en EE.UU., irá en sumultáneo y sin pago adicional a cines y a la plataforma HBO Max. Algo que, está comprobado, ha herido de muerte las posibilidades de muchas de sus películas "grandes" del año, muy especialmente dos que los exhibidores veían con esperanzas: Space Jam 2 y El Escuadrón Suicida.

Villeneuve fue una de las voces más críticas de la decisión de Warner de 2020, cuando anunció el estreno simultáneo de sus títulos más importantes. "Podrían matar la franquicia Dune", escribió entonces. El filme costó USD195 millones y necesita obtener una gran recaudación en salas para alcanzar números positivo.

¿Por qué Warner no sigue el ejemplo de Disney, que tras el éxito de Shang-Chi decidió ventanas exclusivas en cines para los títulos importantes que le quedan en 2021? Es simple: necesita crecer en abonados de HBO Max. Aunque en el resto del mundo (Argentina incluida) hay una ventana entre estreno y plataforma de 35 días, lo que más pesa es EE.UU, en donde el abono de HBO Max ronda los USD15 y lo hace el servicio más caro actualmente en competencia. Por lo tanto, prefiere recaudar menos en salas (aunque eso impacte en el balance de su división "cine") y ganar en el terreno del "directo al consumidor", donde arrancó tarde y de modo nada espectacular.

De todos modos, Warner asegura que el "day-and-date" para sus usuarios de on demand solo se extenderá hasta el final de 2021 y que en 2022 comenzará con una ventana exclusiva de 45 días para salas. Esto sí va en consonancia con la actual política de Disney. Si se vuelve una práctica común, el sistema de exhibición sufrirá una reconfiguración global con mucha mayor presión de marketing, dado que la "vida útil" del filme en salas sería menor y es la que, en última instancia, paga las facturas de la producción.

Más notas de

Leonardo Desposito

Calles de fuego: rock, trompadas y el Bien contra el Mal

Calles de fuego: rock, trompadas y el Bien contra el Mal

Cuentos de hadas: donde se juntan Disney y Tarantino

Cuentos de hadas: donde se juntan Disney y Tarantino

El juego del calamar impulsó suscripciones a Netflix

El juego del calamar impulsó suscripciones a Netflix

Halloween Kills rompe taquillas con estreno simultáneo

Halloween Kills rompe taquillas con estreno simultáneo

Cuatro películas de terror en Netflix para algo más que asustarse

Cuatro películas de terror en Netflix para algo más que asustarse

Eric Rohmer o la clave para no aburrirse con el cine francés

Eric Rohmer o la clave para no aburrirse con el cine francés

El juego del calamar, la serie más exitosa en la historia de Netflix

El juego del calamar, la serie más exitosa en la historia de Netflix

Películas de culto para trasnochar en casa

ROCKY HORROR SHOW

Los Globos de Oro no tienen quién los televise (pero se hacen igual)

Los Globos de Oro no tienen quién los televise (pero se hacen igual)

Cuatro películas que explican el talento de las Wachowski

Cuatro películas que explican el talento de las Wachowski