Aunque todos los años hay un tanque nacional que ocupa la primera posición de las recaudaciones en su debut, es muy poco frecuente que supere los 400.000 espectadores. Que es, exactamente, lo que pasó desde el jueves con el estreno de El robo del siglo, la comedia policial de Ariel Winograd que narra el increíble robo de la sucursal del Banco Río de Acassuso en 2006. Vendió, según cifras de la consultora Ultracine, 411.499 entradas. Para comparar, Relatos salvajes en 2014 metió 445.000. Es decir, lo de El robo... es histórico: quedó en el quinto mejor debut para una película argentina. Hay que tener en cuenta dos variables. La primera, que enero es un mes regular para los cines salvo en el caso de las películas familiares (hasta aquí venían dominando Frozen II y Jumanji 3); la segunda, que es una película nacional y la "resistencia" al respecto siempre es mayor. Salvo cuando en el protagónico figura algún nombre convocante. En nuestro medio son pocos y este filme tiene dos: Guillermo Francella y Diego Peretti. Por otro lado, el "film criminal" (un delito o una serie de delitos narrados desde el lugar del o los criminales) es el gran género argentino de los últimos años. La odisea de los giles, El ángel, El clan, 4x4, etcétera, son prueba suficiente. Y además se trata de una película apta para mayores de 13 años (es decir, a su modo, "familiar"), bien tratada por la crítica y con mucho humor. Con todos estos elementos, era casi imposible que no ganase, aunque nadie imaginaba el tamaño del lanzamiento.

Lo que, además, impulsó toda la taquilla. La suma de los primeros diez puestos se acerca a los 800.000 espectadores, porque siguieron sumando las dos películas familiares que acaparaban la primera posición, Frozen II y Jumanji 3. La primera está bastante por debajo de lo que hizo la original, aunque va a llegar probablemente a los dos millones de entradas vendidas, algo que sucede con los estrenos de Disney -o Pixar, recuerden Coco- tradicionales de principios de año. La segunda está dentro de lo esperable, con el mismo volumen de público que su predecesora. En todo caso, mantendran en buen número las recaudaciones hasta principios de febrero. En cambio, no le fue del todo bien al último capítulo de Star Wars, que no va a llegar al millón. De la nueva trilogía, solo el Episodio VII logró acercarse al millón y medio de espectadores. Esta nueva entrega -probablemente, la última- quedará un poco por encima del Episodio VIII, pero muy lejos de lo que suele creerse que es la serie. En el fondo, como hemos señalado en otras ocasiones, Star Wars es un fenómeno más iconográfico que cinematográfico, más estadounidense que global. Aún así, suele darle algo de aire a las taquillas.

De las dos películas "nominadas al Oscar" que hay en cartel -Jojo Rabbit e, increíblemente, Guasón, que sigue sumando en el top ten aunque con poca fuerza- solo se puede deducir, o confirmar, que la estatuilla carece de casi toda fascinación como impulsor de la taquilla. De todos modos, la competencia se verá mejor con el adelanto de estreno de la producción coreana Parasite, que va este jueves, de la reposición de varios títulos y del lanzamiento, la semana que viene, de 1917.

Más notas de

Leonardo Desposito

Fantasía, política y comedia en cuatro noches de cine

Fantasía, política y comedia en cuatro noches de cine

Películas para disfrutar del Fin del Mundo

Películas para disfrutar del Fin del Mundo

Cine, teatro, música y baile para disfrutar en casa

Cine, teatro, música y baile para disfrutar en casa

Disney aplaza sus "tanques" hasta 2021

Disney aplaza sus grandes tanques hasta 2021 y pone en crisis a los cines

Los cazadores de la mirada ajena

Los cazadores de la mirada ajena

Diversidad en la pantalla: un gran negocio para Hollywood

Diversidad en la pantalla: un gran negocio para Hollywood

Malas noticias para Hollywood en la taquilla americana

Malas noticias para Hollywood en la taquilla americana

Los Emmy 2020 y el ocaso de la televisión tradicional

Los Emmy 2020 y el ocaso de la televisión tradicional

Cuatro noches de película

Cuatro noches de película

Cine latinoamericano, teatro y buena música

Due Date