Los Independent Spirit Awards, galardones que se otorgan en los EE.UU. al cine independiente (es decir, aquel con un presupuesto menor o igual a u$ 22,5 millones) incorporarán a partir de ahora categorías para la TV. Se premiaran todos los años series debutantes (es decir, solo en su primera temporada) en ficción y documental, más mejor actor, actriz, guión y elenco. Hay una cuestión compleja: cómo identificar una serie "independiente" si no es por su costo (de hecho, las reglas obligan a que haya sido transmitida en señal de aire, cable o plataforma de streaming "comercial"), dado que solo existen si hay un gran inversor detrás, a diferencia de mucho cine hecho, a veces, a pulmón. De todos modos, la noticia es importante por razones ajenas al presupuesto.

Lo que trasluce esta decisión es la fusión cada vez más evidente entre el cine y lo que hasta ahora llamábamos TV. Gran parte de los mayores esfuerzos de creación audiovisual pasan por la pantalla chica, sea a través de canales tradicionales u OTT. Y el crecimiento del negocio de las plataformas les ha dado un hogar a producciones que no tendrían cómo existir. Sin contar que, sobre todo en este mundo de pandemia, se han convertido en reservorio laboral para creadores de todo tipo y, sobre todo, de actores. 

En general, la narrativa de las series -cada vez menos "de capítulos independientes"; cada vez más parecidas a novelas- tiene una fuerte impronta cinematográfica. En gran medida, porque del cine provienen quienes las hacen. Pero para que el premio se mantenga dentro del espíritu de la pantalla grande, se circunscribe a series "nuevas", con lo cual el conjunto de nominadas -como sucede con las películas- se renovará anualmente. Esto además evita la falta total de sorpresa de premios como el Emmy, donde una serie puede monopolizar las nominaciones por años. Variety menciona como posibles contendientes la serie de HBO I may destroy you, la de Hulu Monsterland o Gangs of London,  de amc. Todas, además, series "de prestigio".

Pero lo más llamativo es la apertura a otro formato, y esto demuestra que el cambio en el entretenimiento audiovisual es definitivo. Casi todo aquello que alguna vez pasaba por el cine hoy es televisión (una televisión muy diferente de aquello que se llamaba así hace dos décadas, o una y media), e incorporarla a este tipo de eventos implica reconocerlo. Es un primer paso hacia un modelo nuevo donde la pantalla grande sea solo (como parece ser ya una realidad) para lo sensorial y fantástico. 

Más notas de

Leonardo Desposito

Por qué volver a Apocalypse Now

Apocalypse Now - 1979

China toma ventaja y apuesta al mercado de cine global

China toma ventaja y apuesta al mercado de cine global

Arqueología del cine erótico argentino: dos películas

Arqueología del cine erótico argentino: dos películas

Cannes apuesta al regreso con fechas alternativas

Cannes apuesta al regreso con fechas alternativas

Cuatro noches con grandes películas

El caso de Richard Jewell, de Clint Eastwood, entre las recomendadas

El cine en salas vuelve a crecer fuerte en China

El cine en salas vuelve a crecer fuerte en China

Quibi: la primera víctima de la guerra del streaming

Quibi: la primera víctima de la guerra del streaming

Las nuevas on demand

Mi Maestro El Pulpo con la dirección de Pippa Ehrlich

Lo mejor para este fin de semana del Cine Arte Lumiere

Cine Arte Lumiere presenta 5 películas gratuitas a través de su sitio

Teatro virtual y vuelta de la gorra

Se podrá aportar para la "Gorra virtual" desde el sitio Triple4