Para comprender el impacto de los hábitos de consumo en entretenimiento, es bueno tener cifras de cómo ha crecido el uso del streaming musical y de video -en todas sus formas, desde las suscripciones a servicios pagos hasta el consumo vía portales gratuitos- en los últimos años. Un estudio de la consultora Consumer Techonology Association indica que entre 2017 y 2018, en los EE.UU., el gasto en suscripciones a servicios de streaming creció un 33%, y pasó de u$14.218 millones a u$ 20.428 millones. El crecimiento es grande y hay se lo puede comparar con 2015, cuando se gastaron u$ 7355 millones. En las cuentas del año pasado, hay que desagregar música de video. El streaming musical tuvo un consumo por u$ 6.334 millones, mientras que el video tuvo ventas por u$ 14.094 millones. Lateralmente, u$ 14.000 millones fue el gasto total en streaming -video y música- de 2017.

Es un indicador importante: cada vez más el entretenimiento y el negocio de los contenidos pasa por la vía de distribución digital directa al consumidor y no por las salas de cine o la venta de copias físicas de material musical. Este cambio en el hábito de consumo es parejo en todo el mundo, aunque en países como la Argentina donde las crisis recurrentes causan una brecha o retraso tecnológico, es más lento. Pero en nuestro país la audiencia de TV de aire cae un promedio de 5% interanual, que va a Internet y streaming. Un reflejo y una prueba de que, más allá de las crisis económicas, el cambio de tendencia es irreversible.

Ver más productos

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

Ver más productos