El debut de la octava temporada de The Walking Dead el pasado domingo presentó un curioso récord: fue un 42% menos pirateada que el primer episodio de la temporada anterior. Así surge de una nota de Variety que se basa en un estudio realizado por la empresa especialista en monitorear la descarga ilegal en las redes Texcipio. Dado que TWD es una de las series con mayor cantidad de fans en el mundo, resultaría una buena noticia. Ahora bien, la pregunta principal consiste en saber si esta baja en la actividad pirata no tiene que ver, en parte, con la caída de la audiencia de la serie, que aún conserva gran parte de su “núcleo duro” pero no ha crecido en las últimas temporadas. Puede ser, pero no basta para explicar la declinación, que es muy grande.

Los motivos pueden ser varios. Uno de ellos, las políticas de emisión que tuvieron tanto AMC (la señal original del programa en los EE.UU.) como Fox, que la emite en una centena de mercados. Se estrenó en cable normal en simultáneo con el país de origen o en las siguientes 24 horas, lo que hacía poco práctico -por lo menos- visionar una copia pirata. Otro motivo consiste en que el estudio de Texcipio sólo toma en cuenta las descargas que hacen uso del protocolo BitTorrent, y no los muchos sitios de visionado online en streaming que permiten ver copias piratas de varios contenidos.

De todos modos, algo parece haber cambiado de modo definitivo respecto de la piratería. Es evidente que la aparición del SVOD y las políticas de lanzamiento globales, favorecidas por la extensión de Internet, vuelven mucho más engorroso (e incluso peligroso) el trabajo de descarga ilegal. Mucho más en el caso de los contenidos televisivos. Por otro lado, aparece la cuestión de la “conversación”: los fanáticos de una serie quieren estar todos en sincronía y charlar, redes sociales mediante, de lo que están viendo. Esa “sincronización” virtual y global deja afuera al pirata necesariamente.

Sucedió este año con otro contenido tradicionalmente muy pirateado, Game of Thrones. La puesta online de episodios cruciales no sólo no afectó en lo más mínimo la audiencia sino que en general ésta fue mucho más numerosa que en las temporadas anteriores. Nadie quiere “esperar” la descarga para ver y, dado que relativamente los precios no son demasiado altos, resulta mucho más práctico contar con los servicios premium que piratear. En el caso de TWD las cosas son más sencillas, al no ser un contenido específicamente premium.