Será materia de estudio para sociólogos y comunicólogos -todas esas esdrújulas, se sabe, convierten a cualquiera en erudito- en los meses próximos. El dato duro es que El juego del calamar, la violenta serie coreana de aventuras que estrenó Netflix en pasado mes fue declarada oficialmente por la firma como el mejor lanzamiento de su historia. Según los números -que Netflix, recordemos, es reacio a liberar- El juego... fue vista (o al menos, accedida) por 111 millones de usuarios en todo el mundo. Esto deja en segundo lugar y muy lejos al anterior lanzamiento número uno, Bridgerton, que tuvo 82 millones de usuarios.

Seamos un poco "malos": la métrica de Netflix, que no tiene motivos para ser poco confiable, se basa en que un usuario elija un contenido y lo vea al menos dos minutos. Es decir, es imposible saber cuánta gente accedió a toda la serie, a algunos episodios, cuántos están a punto de terminarla, etcétera. Es decir, es imposible saber cuál es el grado de fidelización. Sin embargo, hay otros datos que permiten confiar en eso.

Por un lado, Netflix ya tiene previsto vender merchandising de la serie. Lo ha hecho en su propia tienda con The Witcher y con Stranger Things, pero además tiene ya acuerdos con Walmart y Amazon para los de El juego... Esto no sucedería si la serie no fuera efectivamente un éxito. Basta con revisar tendencias en redes sociales para ver que, efectivamente, la historia de un montón de desclasados jugando una serie de desafíos mortales para alcanzar una enorme cantidad de dinero que les solucione la vida está en el tope de las preferencias audiovisuales en todos aquellos países en los que se lanzó el programa. Una crítica al capitalismo que está generando grandísimos negocios (capitalistas, claro que sí).

Lo más interesante de la historia de la serie es que el éxito sorprendió -según palabras del propio Ted Sarandos, uno de los CEOs de Netflix- a la firma, aunque -rápido de reflejos- explicó que "sentía que tenía el potencial para ser de lo más visto", aunque nunca en esa magnitud. El creador de El juego..., Hwang Dong-hyuk intentó llevar adelante la serie desde 2008, pero las televisoras coreanas la desecharon por considerarla demasiado violenta. Solo después de un acuerdo con Netflix pudo concretarse y su producción comenzó en 2018, diez años después. Hoy es un negocio gigante y sorpresivo.

Más notas de

Leonardo Desposito

El futuro audiovisual ya llegó

La televisión informa lo que sucede en el momento en que sucede. La paradoja de El juego del calamar, la historia de un montón de gente encerrada en un lugar bajo miradas anónimas

Disney+ y HBO Max "compartirán" películas hasta 2022

Disney+ y HBO Max "compartirán" películas hasta 2022

Festival de Mar del Plata: espejo del estado del cine

Festival de Mar del Plata: espejo del estado del cine

La película más taquillera de 2021 podría perder dinero

Sin tiempo para morir, ganadora y perdedora a la vez

Cuatro películas gigantescas para ver en HBO Max

Ben Hur

El Festival de Mar del Plata logró ganarle a la pandemia

Petite Maman, de Céline Sciamma

Titanic, la obra maestra sobre el sentido del espectáculo

Titanic

El juego del calamar es la serie más vista en la historia de las plataformas

El juego del calamar

Películas a reevaluar urgente en la grilla de HBO Max

Superman III

La pandemia incrementó un 5% los costos de la producción audiovisual

Los rodajes son más costosos en pandemia