La pandemia de coronavirus es, en muchos sentidos y para muchas actividades, un momento liminar: de aquí en más habrá cambios de hábitos que permanecerán mucho tiempo, si no para siempre. Es evidente que el mercado del entretenimiento es uno de los que mayores movimientos -o mayor falta de movimiento, para ser más específicos- registra, y que incluso cuando caigan las cuarentenas en todo el mundo, lo que se refiere a espectáculos masivos tardará meses, si no años, en recuperar su ritmo previo a la pandemia. En Estados Unidos tenemos ya un primer indicio de tendencias para lo que viene luego del encierro forzoso. Una encuesta realizada en California (cuyo PBI, dicho sea de paso, supera al de nuestro país por mucho), muestra que los consumidores están reacios a volver, por miedo, a conciertos, cines y teatros, pero que están dispuestos a emplear mucho más tiempo en utlizar la televisión y, sobre todo, la plataformas on demand. El estudio, citado por Variety, fue realizado por la consultora E-Poll Market Research.

Es lógico: Nielsen comunicó que entre el 23 de marzo y el 19 de abril, los estadounidenses emplearon 654.600 millones de minutos en acceder a videos en Internet, lo que es mucho más del doble de los 301.000 millones de minutos del mismo período de 2019. Todas las plataformas subieron la cantidad de suscriptores. El caso más espectacular es el de Netflix, que, en un contexto de alta competencia (el lanzamiento de Disney+, superó los 50 millones de usuarios desde noviembre) incorporó nada menos que 16 millones de cuentas, el doble de lo proyectado. Por otro lado, el share de plataformas coloca a Netflix arriba con el 32% del visionado, seguido por YouTube con el 20%. Este crecimiento es totalmente consistente con la pandemia.

Pero la encuesta habla de cómo se sigue después. El 21% de los encuestados respondió que, cuando acaben las restricciones para salir, verá aún más televisión y plataformas, mientras que solo el 14% dijo que miraría menos. La diferencia positiva del 7% es notable y permite pensar cuál será el crecimiento del negocio en lo inmediato. Otras actividades con alta diferencia positiva son cocinar, realizar deportes o ejercicio al aire libre o en interiores (es superior la de interiores) y comunicarse a través de aplicaciones. Mientras que las mayores diferencias negativas las tienen realizar un crucero (-18%), concurrir a parques de diversiones o temáticos (-13%, dato crucial para Disney y la industria turística en general) e ir a teatros (-12%). El cine es el que posee menor diferencia negativa (-11%, de todos modos no muy lejos de parques o teatros), y esto también habla del peso que tienen los tanques en el mercado cultural. Los títulos retrasados y la curiosidad sobre ellos son lo que mantiene "menos malo" el porcentaje a la baja.

Vistos estos números, no son demasiado sorprendentes. Aún cuando se desarrolle rápidamente una vacuna, aún cuando las muertes tiendan a cero y la curva de nuevos contagios esté bajando en casi todo el mundo (al menos está haciéndolo en los países más afectados, más allá de la credibilidad de los datos de ciertas regiones), el miedo a la enfermedad será algo muy difícil de revertir. Y lo más probable es que la economía online se incremente de un modo mucho más acelerado de lo que lo venía haciendo, dado que los usuarios generacionalmente reacios a utilizar esas tecnologías se han incorporado a ellas forzosamente y ya es difícil que las abandonen. El panorama supera, pues, al mero entretenimiento.

Más notas de

Leonardo Desposito

Películas que crearon estrellas en Star+

Películas que crearon estrellas en Star+

Shang-Chi, otro triunfo para Marvel en la era post-pandemia

Shang-Chi, superhéroe para las salas de cine

Duro de Matar: el bien y el mal, en lo alto y a los tiros

Bruce "John McClaine" Willis en Duro de Matar, esa genialidad

Concierto de Muse en Stageverse: un nuevo rumbo para la música

Muse en su concierto para VR

La venganza de Mamá Natura: desastres y monstruos en el cine

El fin de los tiempos, apocalipsis vegetal

Clint Eastwood vs. Marvel: contras de estrenar en cines y SVOD

Cry Macho, una decepción para Clint Eastwood

Netflix triunfa en los Emmy: el nuevo mapa del audiovisual

El equipo de Gambito de Dama con sus premios

Anya Taylor-Joy: cuatro películas para descubrir a una estrella

Anya Taylor-Joy en La Bruja

Lo que el viento se llevó, una fábula "antiyanqui"

Lo que el viento se llevó, el filme más visto de la historia

Joyas de cine restauradas, teatro en femenino y Los Decadentes

Los Auténticos Decadentes llenan Obras