Los medios especializados en el entretenimieto de todo el mundo repiten que estamos en la era de las plataformas. También que es el ocaso de la televisión tal cual la conocimos hasta el momento. Ambas afirmaciones son ciertas, pero no teníamos hasta ahora datos estadísticos concretos como para comprender cuál es el impacto de Internet en el ecosistema audiovisual. Un estudio publicado esta semana por Variety y llevado a cabo por la consultora Wizer permite ver la auténtica dimensión de ese cambio. El estudio, una encuesta realizada a 1875 personas entre los 18 y los 65 años, permite ver hasta qué punto la TV tradicional ha llegado a su final.

El estudio divide su universo en cinco franjas etarias: 18 a 24 años; 25 a 34; 35 a 44; 45 a 54 y 55 a 64 años. En las primeras cuatro franjas, las dos primeras firmas para el consumo audiovisual de las cinco más utilizadas son Netflix y YouTube, en ese orden. Se agregan Prime Video, Hulu, Adult Swim y Disney+ en las dos primeras franjas. En la tercera, se agrega una cadena de TV tradicional, Fox. En la cuarta, se suma NBC. En la última, también CBS y ABC, es decir: hay cuatro canales de aire tradicionales y el quinto (en el tercer lugar) es Netflix. Dicho de otro modo: las generaciones más jóvenes -y más activas, también económicamente- dejaron de lado el cable y la televisión de aire y solo buscan lo que Internet puede darles.

Se vuelve igual de acusado cuando se pregunta cuál es la marca más importante para ellos. Gana Netflix y le sigue YouTube. En el cuadro general, el orden de uso/importancia es Netflix, YouTube, Hulu, Prime Video y Fox, la última el único canal de cable/aire tradicional en la lista. Las conclusiones son bastante claras: el panorama está -como era previsible- dominado por las plataformas. Pero no es lo único. Disney+, que es de las que mayor crecimiento tuvo en el año, solo figura en la primera franja. Probablemente porque apela más al contenido de archivo y se orienta a familia y niños.

Queda claro que las cadenas deportivas funcionan, pero que todo lo que es contenido específico no es visto como "el lugar al que ir" cuando se quiere ver TV, sino solo cuando se requiere ese tipo de contenido (deportes o noticias, lo mismo vale para CNN que para ESPN). Que la expansión de las señales de cable producto de la apertura del espectro digital ya cumplió su ciclo. Y que el que manda realmente es el usuario: ve lo que quiere cuando quiere. El sistema lineal de TV, atado a los cortes publicitarios y la grilla, ya no puede proveer esa libertad de elección. Esa que los más jóvenes ejercen delante de sus computadoras.

Más notas de

Leonardo Desposito

El Cocodrilo: cuando el terror comparte la amabilidad de la comedia

El Cocodrilo: cuando el terror comparte la amabilidad de la comedia

Había una vez en Hollywood: el mundo del cine según Tarantino

Había una vez en Hollywood: el mundo del cine según Tarantino

Duro de matar: una obra maestra del cine de acción y aventuras

Duro de matar: una obra maestra del cine de acción y aventuras

Misón: Imposible-Protocolo fantasma; la maestría de Brad Bird

Misón: Imposible-Protocolo fantasma; la maestría de Brad Bird

El Festival de Mar del Plata logró buenos números en su edición virtual

El Festival de Mar del Plata logró buenos números en su edición virtual

Swallow: el terror y el suspenso bajo la perfección cotidiana

Swallow: el terror y el suspenso bajo la perfección cotidiana

El Museo Dalí de Figueres: ver arte dentro de una obra de arte

El Museo Dalí de Figueres: ver arte dentro de una obra de arte

Seguimos latiendo: el tango siempre está vivo

Seguimos latiendo: el tango siempre está vivo

El regreso del disco de oro del Voyager I: más allá y más acá del teatro

El regreso del disco de oro del Voyager I: más allá y más acá del teatro

Festival de cine de Mar del Plata: final con mucho para ver

Festival de cine de Mar del Plata: final con mucho para ver