Podría pensarse que el éxito de Siempre Noticias en las tardes de CrónicaTV tiene que ver con el show, el escándalo, la queja, el enojo. Pero si se ve el programa con detenimiento se llega a una conclusión clara: es porque de todo eso Esteban Trebucq sabe sacar la verdad de la calle, la voz del que no la tiene, y transformarla en noticia, en algo que merece ser comunicado. El "pelado de Crónica" es un mote doble: sí, es calvo. Sí, es parte sustancial de la señal, de quienes mejor comprendieron el espíritu de una de las marcas grandes del periodismo argentino. Y algo más: el periodismo como docencia.

-Muy rápidamente, pasaste a ser "el Pelado de Crónica". Cuando mirás cómo llegaste a la TV y dónde estás hoy, ¿qué sentís?

-Siento que, si todos los días no hago un buen programa, me puedo quedar sin laburo. Y que no llegué a ningún lado. Quien crea lo contrario, fracasó. En 2016 no sabía ni dónde quedaba América TV. Tuve que preguntar varias veces para encontrar el lugar. Ni GPS tenía. Jamás había entrado a un estudio de TV. Siento que la educación, el sacrificio y el esfuerzo, siempre garpan. Siempre. Y que no en vano tomaba 8 micros por día en 1991 para ir a la escuela, a jugar al fútbol, a cubrir las prácticas de Estudiantes, y a la radio. En agosto voy a cumplir 30 años “como periodista”. Todavía hay veces que me tomo el tren para ir a trabajar. No creo en las casualidades, sí en las causalidades. Y agradezco a Ariel Said (director de CrónicaTV) y Facundo Pedrini (gerente de Contenidos de la señal) porque confiaron en mí plenamente y me dieron la chance.


-¿Cuánto crees que hay -o debe de haber- de personaje en un conductor? ¿Cuánto hay de Esteban y cuánto del "pelado" en tu trabajo en Crónica?

-No soy referente para responder eso. Pero yo elijo a las personas auténticas, aquellas que son iguales en la calle y en el aire; en la vida y en la tele. No hay “dos pelados”. Soy así. Quienes me conocen fuera de mi profesión, pueden dar fe de ello. Los personajes son vacíos, generalmente carentes de contenido, con el riesgo palpable de naufragar en la superficialidad; o en el lugar común. Eso último es todo lo que no quiero ser.  


-Hoy la realidad se vuelve más dura, hay mucha indignación. ¿Garpa la indignación en TV? ¿Por qué sí o por qué no?

-Retomo lo que dije antes. El show del indignado sólo es convocante si tiene contenido, argumento, fundamentación, conocimiento acabado del tema que aborda. Esto es muy personal: gritar por gritar, no garpa. Tiene vida corta. Creo en el periodismo, en aquellas personas que diferencian dato de opinión; análisis de editorial, o que pueden explicar en tele cuál es la diferencia entre el Ministerio Público Fiscal y la Corte. O que saben que Estado y Gobierno no son lo mismo. Entiendo que los conductores de TV debemos ser docentes también. Lo siento como una responsabilidad. 

-¿Lo escandaloso "vende"? ¿Qué lugar te parece que tiene la tv, o al menos el periodismo o el cable, para la gente hoy, sobre todo en la era de las redes sociales?

-Televisión y periodismo no necesariamente son lo mismo. Incluso, por momentos, son antónimos. El escándalo per sé no sirve, no interesa, no atrae. Es frugal. Pero si el escándalo tiene contenido, ribetes periodísticos, sí. Nosotros contamos historias, que pueden resultar marginales, pero que en realidad son la postal más palmaria, y dolorosa, de nuestra sociedad. Esas historias mínimas dejan traslucir la injusticia, la degradación, la desigualdad, la pobreza, etc. Es decir, tienen contenido. Son “escándalos periodísticos”. No un montaje con La Momia, el doble de Tarzán y los enanos que alguna vez estuvieron en el circo, a las trompadas en un estudio. 

-¿Qué esperás en esta nueva etapa de CrónicaTV?

-Personalmente, aprender. Y demostrar que detrás de ese grito, hay 30 años de formación, una vida dedicada a esto. No soy sólo lo que algunos encorsetan como “el show”; sino que aspiro al show periodístico. El canal es inmenso: federal, penetrante, disruptivo, transgresor, y sumamente comprometido. Es una de las pocas marcas de la televisión argentina. 

-¿Cómo te ves de aquí en más, en quiénes te espejás para crear tu "persona televisiva"? ¿A quiénes tenés como referentes?

-No hay “persona televisiva”. Soy así. No tengo ni idea qué será de mi vida el martes de esta semana. No tengo referentes. Miro poca tele. Me aburre. Hasta 2017, prácticamente no sabía quiénes eran los conductores o protagonistas de la TV. Mi única referencia son las personas que aman al periodismo. Y lamentablemente, cada vez hay menos. 

Más notas de

Leonardo Desposito

Dónde encontrar las películas candidatas a los Oscar 2021

Dónde ver las películas nominadas a los Oscar

La vida en un burdel en una de las grandes películas contemporáneas

L

Avengers: cómo acercarse a un fenómeno del siglo XXI

Avengers, de 2012, la primera vez que estuvieron "todos juntos"

Propiedad intelectual: la guerra que envuelve a Hollywood

What If...?, una de las series de Marvel para Disney+

Mujeres en el cine: bajaron su participación en Hollywood en 2020

Carey Mulligan en Hermosa venganza, de Emerald Fennell

Más Bridgerton: Netflix confirmó temporadas 3 y 4

Bridgerton, la serie éxito de Netflix, tendrá temporadas 3 y 4

Crimen y suspenso: películas para ver al borde del sillón

Bajos Instintos, clásico del suspenso erótico

Estrenar en streaming y en cine a la vez: éxito o fracaso

Godzilla Vs. Kong en HBO Max

Tutorial erótico antes de preguntarnos qué es el sexo virtual

Ver Man & Wife y aprender sobre la vida sexual

Estrenos en el cine: para ir a ver sin restricciones

Freaky