Un informe de la Consumers Technology Association de Estados Unidos, que monitorea justamente el consumo de tecnología (especialmente hardware) en aquel país, mostró en su útlima entrega algunos resultados interesantes de cara a 2020. Los números son optimistas: creen que habrá una explosión en tres tipos de productos clave. Uno, los televisores inteligentes (calculan que se venderán el año que viene unos 29 millones de unidades); el segundo, los smartphones. Y el tercero -algo muy poco extendido aún en Argentina, aunque es solo cuestión de tiempo- los dispositivos que permiten conectar el televisor con plataformas de contenidos (como Roku, AppleTV o Chromecast).

La razón principal de este optimismo es el crecimiento de las plataformas de entretenimiento on demand. En estas columnas, desde hace más de un año, señalamos la creciente concentración en pos de generar bibliotecas y sistemas. Y, sobre todo, cómo los grandes productores de contenidos ya tienen previstas sus propias plataformas para competir con el líder Netflix. Tiene su lógica: en la medida en que comiencen a crecer Apple TV Plus, Disney+, HBO Max, etcétera, también crecerá la calidad de imagen (y seguramente, como ya sucede de manera limitada, procederán a codificar contenido en 4K) lo que llamará a una renovación fuerte del parque de televisores. Pero para poder tener de manera práctica todos estos servicios, especialmente entre quienes decidan "cortar" el cable tradicional, serán necesarios los artefactos mencionados más arriba. En cuanto a los smartphones, dada la variedad de contenido crece también la tendencia a acceder a ellos en cualquier parte. Mejores smartphones implica eso mismo. Lo que lleva a otro sector que -creen- crecerá: la red 5G, una inversión indispensable para que grandes cantidades de datos llegen de manera rápida y con alta fidelidad a los dispositivos.

Dicho de otro modo: el gran motor para el consumo de tecnología en los próximos años provendrá de la revolución de los contenidos a la carta, mucho más que de la tecnificación de áreas profesionales, por ejemplo. El estudio considera que solo en los EE.UU. los consumidores gastarán alrededor de US$21.900 millones en sistemas de SVOD, lo que implica un crecimiento de alrededor del 24% respecto del total estimado para 2019, que rondaría los US$17.700 millones. Ese crecimiento arrastra, por lo tanto, el incremento en el área del consumo de hardware y de tecnología en general. Cuán sostenido en el tiempo, es imposible saberlo; como es imposible determinar qué impacto tendrá esta suba en los precios relativos de los aparatos (que deberían ser cada vez más eficaces y, al mismo tiempo, baratos). El 2020 parece ser el año del estallido final en la revolución digital.

Más notas de

Leonardo Desposito

Así nacen los cineastas o un puñado de óperas primas notables

Following, extraordinario debut de Christopher Nolan

La comedia humana según el maestro japonés Shoei Imamura

La comedia humana según el maestro japonés Shoei Imamura

El público estadounidense tuvo un gasto récord en entretenimiento hogareño durante 2019

El living, cada vez más sustituto de las salas de cine

Gloria y loor al peor cineasta de la historia

Gloria y loor al peor cineasta de la historia

Buen fin de semana para la taquilla de los cines gracias a dos tanques masivos

Jumanji 3, el estreno del jueves con más público

Durante 2019 la taquilla global estableció un nuevo récord histórico

Engame, lo más visto de 2019 con US$2.790 millones

Las nominaciones a los Oscar 2020 reconocen la soberanía de Netflix en el negocio audiovisual

Nominaciones al Oscar reconocen la soberanía de Netflix

Cine mudo para quienes desconfían del silencio

El maquinista de la General: Keaton sin necesidad de diálogos

La radiografía de un mito en una obra maestra de Clint Eastwood

La radiografía de un mito en una obra maestra de Clint Eastwood

Porno hecho sin dinero sobre gente muy rica

Porno hecho sin dinero sobre gente muy rica