El otro lado de la Guerra del Pacífico en una obra maestra
Arenas de Iwo-Jima fue realizada por el maestro Allan Dwan apenas cuatro años después del final de la Segunda Guerra Mundial. Todavía los Estados Unidos festejaban la derrota de los nazis y Hollywood llenaba pantallas con filmes heroicos. Pero Arenas... es otra cosa, es el costado más duro de la guerra, una película amarga que narra cómo un duro sargento (John Wayne en estado de gracia) presiona a sus soldados. Y toca muchos otros temas: la secuencia donde Wayne va a la casa de una mujer que se prostituye para sostener a su hijo pequeño es demoledora. Una película muy moderna, además. Va el sábado a las 22 por FoxClassics.

Ralph, el demoledor
Esta es una de las grandes películas contemporáneas. Aunque su premisa -qué hacen los personajes de videojuegos cuando no juegan con ellos- pueda parecer una “Toy Story” digital, es otra cosa: la historia de un “villano” de videogame que tiene conciencia, que quiere mejorar su vida pero está condenado a lo que el “programa” le obliga a hacer. El tono es humorístico siempre, el mundo de cada juego, muy bello, y el malo de la película es increíble: en los momentos de confrontación final recuerda a criaturas del mejor cine de terror. Se puede decir mucho más de este film notable de Rich Moore, pero mejor véalo. Viernes, 22, HBO Family.

The Master
Un lúmpen (Joaquin Phoenix) deja el ejército y se encuentra un poco por azar con un maestro religioso, un místico y también un ser con gran habilidad política (Phillip Seymour Hoffman). En esta gran obra de Paul Thomas Anderson hay mucho más que un enfrentamiento entre dos caracteres complementarios. De lo que se trata es de la manipulación y de la posibilidad -o no- de los hombres de escapar a eso que se suele llamar destino. Notable tensión, grandes ideas visuales y un duelo actoral único, dirigido por uno de los grandes del cine de hoy. Jueves a las 22 por Max.

El jinete pálido
Un grupo de granjeros es asesiado por malechores a la orden de un terrateniente sin escrúpulos. Llega un pistolero y los ayuda, pero también se relaciona demasiado con ellos. Sí, esta película dirigida y protagonizada por Clint Eastwood es una remake de Shane, el desconocido, aunque con la mirada más seca y anárquica del realizador de Los Imperdonables. Por un lado, una gran aventura de las que nos daban los ochenta; por el otro, una reflexión sobre las posibilidades del western, y sobre su rol como forma del retrato social. Mañana a las 23, TCM.