El mejor filme -por ahora- de Christopher Nolan
Dunkerque es la historia de la retirada heroica -parece oxímoron, no lo es- de soldados británicos y franceses de una playa holandesa, cuando los nazis los cazaban entre la ciudad y el mar. Y es, sobre todo, un ensayo coral sobre qué significa el caos para cada persona. Mucho más breve que otros filmes más conocidos como El origen o Interestelar, con enorme concisión narrativa, Nolan va directo al núcleo de cada escena en un rompecabezas notable donde lo técnico está al servicio de lo temático y no hay nada superfluo. Impactante y precisa desde la primera secuencia, va el próximo sábado a las 22 por MaxPrime.

Plan de escape
Cuando se estrenó, resultó una gran sorpresa no solo por la calidad actoral de sus dos protagonistas (los siempre subvalorados Sylvester Stallone y Arnold Schwarzenegger) sino por utilizar tanto la aventura física como la inteligencia en esta especie de puzzle donde un experto en seguridad y otro personaje deben encontrar la manera de escapar de una prisión a prueba de todo. La película no solo se ve con placer -además de tener un gran villano interpretado por Jim Caviezel- sino que apela tanto a la tensión física como a la inteligencia del espectador. Encantadora y vibrante. El viernes a las 22 por Fox Movies.

Maridos
Dado el estado del cine contemporáneo y, desgraciadamente, del cable y de las plataformas, hay que aplaudir la ocasión de ver una de las películas más recordadas de John Cassavetes. Con sus compinches y amigos Ben Gazzara y Peter Falk, muestra a tres tipos comunes, de mediana edad, confrontados con la mortalidad y el paso del tiempo, que ponen en cuestión -con humor, con amor, con algo de ira y algo de melancolía- lo que han hecho de sus vidas. La combinación de precisión en la puesta en escena e improvisación es un lujo imposible en el cine de hoy. Jueves, 22, TCM.

Duro de matar
Uno de los deberes sagrados del cinéfilo y del crítico es recomendar siempre esta obra maestra de John McTiernan, que es a la vez un filme de acción, un duelo metafísico entre el Bien y el Mal, una sátira de la Era Reagan, una crítica a la estupidez del Estado y de las fuerzas de seguridad y un cuento de Navidad. Al invertir el esquema clásico del cine de terror (el monstruo afuera ataca a los buenos dentro: aquí el héroe desde afuera ataca a los malos encerrados) genera una forma única y original. Y el combate Bruce Willis-Alan Rickman (Mejor Villano del Cine) es antológico. Mañana, 22, FXM.