Una de las mejores películas argentinas contemporáneas

En 2017, Zama se convirtió en una gran sensación en el circuito de festivales. Y con razón: la adaptación de Lucrecia Martel de la célebre novela de Antonio Di Benedetto es algo diferente del original literario: un discurso sobre la soledad, la espera y la (im) posibilidad de la aventura. Un funcionario colonial espera años un traslado que no llega; un bandido hace estragos y se convierte en un mito tan alejado de lo posible como la partida del funcionario. Con eso y un paisaje barroco que cumple una función dramática siempre, Martel genera una obra única, de esas películas que no se parecen a nada. El sábado a las 22 por Cine.Ar.

No respires

Esta película de suspenso que logró un gran éxito en cines narra cómo tres jovencitos entran a robar a la casa de un ciego que, se supone, esconde un tesoro. Claro que el ciego tiene mucha habilidad para moverse sin luz, los chicos, no, y pronto quedan en desventaja, porque el hombre es malo de verdad y además tiene un plan propio. Una sucesión de desgracias engarzada con ingenio y muy buenas actuaciones que va más allá de su premisa narrativa. De esas películas que nacen chicas y se agrandan con el paso del tiempo, donde todo es exprimir el presupuesto. Ideal para ver el viernes a las 22. Emite Space.

El hombre del brazo de oro

Una de las grandes obras maestras de Otto Preminger, basada en la novela de Nelson Algren, trata sobre un baterista de jazz interpretado (magistralmente) por Frank Sinatra, que tiene tres problemas: una mujer manipuladora que se finge inválida (Eleanor Parker), tipos que juegan cartas y van tras él, y una adicción a la heroína que lo destruye. Ah, y también tiene un ángel, Kim Novak en su esplendor. El primer filme en mostrar con absoluta franqueza la adicción a las drogas, y la secuencia del delirio sigue siendo estremecedora. El jueves a las 21 por FoxClassics.

Kiss Kiss Bang Bang

Ópera prima como director del guionista Shane Black, que muestra además que es un tipo con un estilo, un discurso y un humor únicos. Aquí hay un tipo en desgracia (gigantesco Robert Downey Jr.; de paso, Black es el director de la brillante Iron Man 3) que se vuelve actor en Hollywood sin querer, un detective gay (Val Kilmer), un caso policial complicadísimo, muertos, vueltas de tuerca y Michelle Monaghan más linda que nunca. Revelar algo de la trama es pecado: pasa de la tragedia a la comicidad en la misma escena y es de esas películas irrepetibles. Mañana a las 22 por Cinemax.