Algunos motivos (más) para volver a ver El Padrino II

Sería ocioso decirles que El Padrino II es una obra maestra: lo es. Dejemos de lado el costado “mafia” y el costado “política” (ambos relacionados, ambos impresionantes). La película es la historia, en paralelo, de un padre y de un hijo (del joven Vito, interpretado por Robert DeNiro, y del maduro Michael, Al Pacino) y de los Estados Unidos que crecieron hasta los 50 y la decadencia (criminal) de allí en adelante. O sea, un ejercicio de melodrama en espejo nunca hecho antes ni igualado después. Solo por eso es una obra maestra. Y por mucho más también. Sábado a las 22, Paramount.

Sintonía de amor

Y hablando de contar dos historias al mismo tiempo que luego se combinan, Sintonía de amor es otra obra maestra. La hazaña mecánica del guión no se nota nunca porque los personajes son todos queribles y graciosos, pero Tom Hanks y Meg Ryan se enamoran delante de nuestros ojos, lo creemos, y no se ven hasta los planos finales. Mientras, nos reímos de lo ridículos y hermosos que son el amor y las segundas oportunidades. Si no la vio nunca, excelente ocasión para ver otra obra maestra, otro clásico imperdible (de paso, gran banda de sonido llena de canciones geniales). El viernes a las 21 por TCM.

Jurassic Park III

Dirigida por el siempre efectivo y siempre clásico Joe Johnston, la más breve y dinámica de la serie. Aquí hay tres personas buscando a dos desaparecidos en la isla infestada de dinosaurios. Y una aventura dinámica que no se detiene nunca, involucra aviones que se rompen, barcos atacados, pterodáctilos que se raptan personas en pleno vuelo, más un bebé y un celular metido en los desechos orgánicos (seamos finos) de un dinosaurio bastante amenazador. Quizás la mejor luego de la original -y lo merece, es muy linda de ver, además-. El jueves a las 20.14 por Cinemax.

Waterworld

La prensa estadounidense, cuando todavía estaba en rodaje, dijo que iba a ser un fracaso total. Todavía hay quienes lo creen, pero la verdad es que fue un éxito comercial, recuperó su inversión (gigante) y es otra muestra del trabajo de los buenos realizadores de estilo clásico que todavía hay en Hollywood, en este caso Kevin Reynolds. Solo el ataque de un avión a un catamarán (sin efectos digitales, esto es de 1996) valen por la mayoría de las películas de superhéroes de hoy. Y está Kevin Costner, y el malo es Dennis Hopper. Un filme que mejoró con el tiempo. Mañana a las 22 por Space

Ver más productos

San Nicolás Bari, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a San Nicolás de Bari

El llamativo faltazo de un hombre clave de Macri en su despedida

El llamativo faltazo de un hombre clave de Macri en su despedida

Alberto Fernández y Macri, juntos en una misa

Alberto Fernández y Macri, juntos en una misa

Ver más productos