El amor y el poder en una fábula fílmica perfecta 

El año pasado faltaron nominaciones al Oscar para una de las grandes películas de los últimos años, El hilo fantasma. Melodrama, filme de suspenso, retrato de obsesiones varias y fábula sobre el poder, la historia de un diseñador de modas que encuentra a su musa, se enamora de ella y entra en un juego perverso es uno de los puntos más altos de la filmografía de Paul Thomas Anderson, y una clase magistral de colaboración entre un realizador y un actor, Daniel Day-Lewis. Filme de una precisión absoluta, cuya “delicadeza” esconde una tensión increíble que supera el aparente romanticismo del tema, va el sábado a las 22 por Max.

La mosca 

En 1986, David Cronenberg rodó la remake del clásico menor de terror La Mosca y la transformó en una película mayor. Mucho más un melodrama con elementos de horror y fantásticos que un filme “de terror” propiamente dicho, gira alrededor de una de las obsesiones del realizador canadiense: la transformación del cuerpo humano en pos del placer absoluto y el choque con el amor y las emociones más primarias. El trabajo de Jeff Goldblum en el protagónico es un ejemplo de cómo superar los lugares comunes del grotesco. Obra maestra, va el viernes a las 22 por FoxClassics.

El transportador 2

Una película de acción con Jason Statham sube tres puntos fácilmente. El Transportador 2 es, de las tres películas que protagonizó como esa especie de superhéroe del Audi, la mejor y más imaginativa, la más disparatada y la que más en broma se toma todo, una auténtica historieta filmada. El momento en el que debe girar el auto 180° para sacar una bomba del chasis debe de figurar entre las invenciones más felices y cómicas del cine en los últimos treinta años. Pero además él es simpático y sabe cómo actuar en esta clase de locura en movimiento. Jueves, 22, Cinecanal.

Cuando Harry conoció a Sally...

Hacía mucho que este clásico de la comedia romántica no aparecía en el cable. La película narra doce años de relación de dos personas que se enamoran sin darse cuenta. Pero es también otra cosa: la vida cotidiana de un montón de jóvenes adultos en Nueva York, con sus absurdos, sus tristezas y sus comicidades. Pocas películas son tan precisas para describir esa relación entre las personas y las ciudades desde la pura emoción. Gran película con perfectos Billy Crystal y Meg Ryan, y guión brillante de Norah Ephron. Mañana, 22, SundanceTV.