Suspenso desquiciado y cuento moral en un submarino
Extrañamos a Tony Scott: lo que hizo con una película sobre un submarino nuclear que puede o no desatar la Tercera Guerra Nuclear es de otro mundo. No solo por los diálogos (muchos, de Quentin Tarantino) sino por el problema moral: hay un mensaje que se escucha mal y tanto puede ser “disparen” como “no disparen”. Hay un capitán que quiere disparar (el gran Gene Hackman) y un segundo que no quiere (Denzel Washington). Están en un submarino, la tripulación va y viene entre los dos “jefes” y el espectador no deja de tener nunca los pelos de punta. Y el final es pura coherencia. Genialidad total. Sábado, 22, TCM.

 
Notas perfectas
Cuando esta película se estrenó, resultó una sorpresa mayúscula. A la vez musical y película deportiva, narra la historia de un grupo de chicas de un college que compite en un campeonato de canto a capella. Eso y crecer, enamorarse, tener amigos y amigas, competir, pelearse, no saber bien qué hacer con la vida cuando recién está empezando la era de las responsabilidades y hallar una vocación, digamos. Es decir, una gran “película de crecimiento” que tiene muchísimo humor y mucha más música. Joyita de cine sobre mujeres, de paso, sin subrayar y convincente. El viernes a las 22 por Studio Universal.
 
Cuatreros
Albertina Carri es, probablemente, la más original y osada cineasta de la Argentina. Aquí utiliza material de archivo para contar la historia de un gaucho, pero también -de costado y de frente- una historia de la violencia política en la Argentina. Cuatreros es, sobre todo, una película de invenciones que nunca olvida que la mejor manera de convencer con el arte es hacer que la obra valga la pena. Es, también -como prácticamente todas sus películas- una investigación personal e individual por su propia historia. Una gran película con la que podemos acordar o no, pero no nos deja indiferentes. Jueves, 22, Cine.Ar.
 
Kill Bill
Van las dos partes una tras la otra. Por si no lo sabe: Uma Thurman es una super asesina que fue atacada por sus propios compañeros. Embarazada y a punto de casarse, la dejan creyéndola muerta. Pero vuelve años más tarde para vengarse y, sobre todo, matar a su “jefe”, Bill, del que está enamorado. Quentin Tarantino parece contar muchas cosas, sobre todo un cuento pop lleno de humor y sangre. Pero en realidad está, metáfora mediante, narrando qué pasa por el cuerpo y la mente de una mujer cuando se transforma en madre. Genial y emotiva, es una fiesta del cine. Mañana, 22, FoxAction