Un filme que, con el tiempo, fue más allá del desprecio

Hay algo que no suele decirse de Rocky IV porque, por muchos años, fue considerada solo como una obra de propaganda antisoviética y pro-Reagan. Algo de eso hay, sería tonto negarlo. Pero como pasa con las buenas obras, trascienden esos contextos totalmente. Lo que no se dice de Rocky IV es que es terriblemente divertida, que carece de tiempos muertos, que cada secuencia es pura “secuencia de montaje” (pequeños planos que narran un largo período de tiempo) hasta la surreal pelea con Iván Drago y, después, el llamado a terminar la Guerra Fría. Rocky IV es de una efectividad narrativa y emocional asombrosa. Sábado a las 22 por amc.

Los Angeles al desnudo

El mismo año en el que Titanic se llevó récord de Oscar, había también una gran película policial, Los Angeles al desnudo, que se llevó un par (uno de ellos, para Kim Basinger). Basada en una gran novela de James Elroy, no solo es un cuento sobre corrupción policial, sino sobre todo un complejo entramado de personajes complejos, un drama psicológico donde además hay mil historias personales y todas son interesantes. Más allá de un elenco extraordinario (Kevin Spacey, Danny DeVito, Russell Crowe, Guy Pearce, etcétera), el director Curtis Hanson hace algo más que narrar con tensión constante: crea un drama humano. Sábado, 19.40, FoxClassics.

El último gran héroe

Otra película que no las tuvo todas consigo en el momento de su estreno. Los críticos -que la revalorizaron tiempo después- no entendieron su estructura doble, que el cuento del nene que entra en el mundo de las malas películas de acción de los 80 se espejaba en la tristeza gris del mundo “real”, que su sátira de Hollywood era menos importante que su reflexión sobre el arte y su relación con lo humano. ¿Suena muy serio? No importa: además es pura diversión, puro humor, puro ritmo y de lo mejor que hizo Schwarzenegger en aquellos principios de los noventa. Jueves, 22, Studio Universal.

Misión: Imposible 2

 Terminemos esta cabalgata de acción con la más surreal de las aventuras de Ethan Hunt. La dirigió el hongkonés John Woo, tiene escenas increíbles y alocadas, y es, aunque no se dice en ninguna parte, la genial remake del clásico melodrama de Hitchcock Tuyo es mi corazón. A lo que Tom Cruise le agrega unas ganas de divertirse enormes y John Woo adereza con algunas invenciones de enorme libertad, como el ingreso imposible a un edificio por una torre hueca o la “justa medieval” con motos a altísima velocidad. Ya no se filma así. Mañana, a las 22, por FXM.

Ver más productos

El llamativo faltazo de un hombre clave de Macri en su despedida

El llamativo faltazo de un hombre clave de Macri en su despedida

Alberto Fernández y Macri, juntos en una misa

Alberto Fernández y Macri, juntos en una misa

Ver más productos