El mundo oculto del sexo y la culpa de un hombre

Es para celebrar la oportunidad de ver Hardcore: un mundo oculto, porque rara vez aparece en las grillas de cable. La película, inspirada en Más corazón que odio, el clásico de John Ford, narra cómo un hombre descubre que su hija desaparecida es actriz pornográfica, y sale a “rescatarla” -cegado de desesperación y violencia- de ese mundo. Pero las cosas no son tan sencillas ni tan “blanco o negro”. Gran film de Paul Schrader (gran guionista de Taxi Driver y director de Gigoló Americano), supera su tema para volverse una gran metáfora sobre la culpa, la redención y el sentido de la violencia. Sábado, a las 22, por TNT.

RoboCop

Clásico de los ’80 y película central en la carrera de ese satirista desaforado que es el holandés Paul Verhoeven, en cierto sentido esta película es una profecía. Es el futuro (en poquitos años), la policía se privatizó y está de huelga, una corporación deja que fluya el crimen en cierta área para desalojarla y luego hacer negocios inmobiliarios, y crean un cyborg, un cana mitad tipo mitad lata para enfrentar a la delincuencia que se pasa de la raya. Sangrienta, veloz y con una mirada clínica sobre la era Reagan que genera risa desesperada, RoboCop es muy actual. Viernes, a las 22, por Fox Classics.

La cifra impar

Probablemente con Circe, también basada en un relato de Julio Cortázar, La cifra... sea la mejor película de Manuel Antin, gran representante del cine moderno en Argentina de los ’60. Es, como corresponde a los buenos films, un lento viaje hacia lo fantástico: hay un matrimonio, hay un exilio y hay un hermano muerto cuyo fantasma agita algo más que la memoria de los protagonistas. El uso de las locaciones, el puente París-Buenos Aires y el trabajo actoral son excelentes. Jueves, a las 22, en CineAr.

Jack Reacher

La primera película basada en el (genial) personaje de Lee Child (esa especie de detective militar que no usa tecnología, aparece cuando quiere y gusta de las mujeres maduras) es tan buena como los libros. No solo porque Cruise -que no parecería dar el tipo físico- le añade humor e ironía a su criatura, sino porque el filme trabaja con precisión cuestiones estéticas como el punto de vista o la interpretación de las imágenes, y lo hace divirtiendo al espectador. De paso, están Werner Herzog como villano y Robert Duvall como amigo. Miércoles, 22, FoxAction.