El Gobierno aprobó este lunes el regreso de la actividad teatral y musical con público presencial en salas de espectáculos, el cual será habilitado por cada una de las jurisdicciones luego de siete meses y medio de inactividad por la pandemia del coronavirus (Covid-19).

Así lo confirmaron representantes de la actividad tras reunirse con funcionarios de los ministerios de Cultura, Salud y Trabajo mientras un grupo de actores y actrices liderado por el bailarín Flavio Mendoza realizaba una ruidosa protesta sobre la avenida Corrientes, en pleno centro porteño, aunque la aprovación ya había sido adelantada y era un hecho.

Mendoza era uno de los que planeaba un regreso a las tablas. En agosto presentenó una adaptación del Broadway, en Corrientes al 1100, para salir a escena en la pandemia: “Va a ser más seguro que ir al supermercado”, afirmó en su momento.

El actor, director y producto aprovechó la experiencia europea para diseñar un protocolo que creó con el asesoramiento de la médica infectóloga Graciela Reboredo, del Instituto Malbrán y modificó la sala que alquila para montar sus espectáculos en plena calle Corrientes.

Broadway tenía una platea como la de cualquier otra sala, pero Mendoza creó una platea espaciada, con un VIP con mesitas, que seguramente le permitirá volver a escena muy pronto.

Durante la reunión se aprobó un protocolo que será recomendado para cada una de las jurisdicciones del país, que a su vez presentarán sus propias recomendaciones ante la Jefatura de Gabinete de la Nación.

La presentación formal del " Protocolo General para las Actividades Teatrales" fue acordada por las autoridades nacionales junto a miembros de la Asociación Argentina de Empresarios Teatrales y Musicales (AADET) y la Asociación Argentina de Actores (AAA), como una iniciativa destinada a atender las demandas del sector para la vuelta segura a la actividad, ante la pandemia de coronavirus.

Las actividades teatrales fueron suspendidas el 20 de marzo pasado, cuando el país ingresó en el aislamiento social, preventivo y obligatorio por la pandemia de coronavirus.