El concierto vía Tik Tok de Justin Bieber el pasado 14 de febrero tuvo una audiencia global de más de 2,6 millones de usuarios. El evento, de unos cuarenta minutos, repasó la carrera del artista canadiense, especialmente su trabajo Journals, y fue furor en las redes sociales durante todo ese día. No es raro si se tiene en cuenta que Bieber es un producto de Internet, desde que a los trece años se convirtió en furor en YouTube. El evento marca una tendencia en el negocio de la música, sobre todo en el área de performances en vivo, gravemente herida en 2020 por la pandemia de Covid-19.

Es interesante lo que sucedió con el concierto. En primer lugar, muestra la fuerza que tienen los nuevos públicos (especialmente el sector sub-20) en el entretenimiento on line. En segundo lugar, la influencia que tiene la marca "Justin Bieber", que ya había sido noticia a principios de mes cuando, en Instagram, anunció que había terminado de grabar un nuevo álbum, el segundo después de una larga ausencia. El tercero y más importante, las perspectivas que abre el desarrollo digital para la música si no en vivo, sí en directo.

El concierto sucedió la misma semana en la que Universal Music Group (UMG) y la mayor productora de K-Pop YG Entertainment anunciaron una inversión conjunta en una plataforma para conciertos en streaming gestionada por Big Hit Entetainment (la empresa "dueña" del fenómeno global BTS) y Kiswe, una firma de tecnología dedicada al video en la nube. La nueva firma se llamará KBYK Live y desarrollará el uso de herramientas para una plataforma de conciertos en vivo.

Tecnología ya utilizada por BTS, que incluye multicámaras, sonido envolvente, posibilidad de seguir a un objeto dentro de la pantalla (digamos, al cantante favorito) y, probablemente, integración con redes e interacción en tiempo real (algo que sí pemite la más urgente y simple Tik Tok, y que además es parte de su atractivo).

En junio, la  performance de BTS desarrollada con el sistema de Kiswe logró 706.000 usuarios pagos en 107 países, logrando un record Guiness. Que quebró en octubre con otro concierto del mismo tipo y en la misma plataforma, con 993.000 usuarios pagos. Tanto el fenómeno BTS como la performance de Justin Bieber demuestran que, en el paisaje post pandemia, los desarrollos on line para la música en vivo llegaron para quedarse. El negocio encontró un nuevo vector de crecimiento.

Más notas de

Leonardo Desposito

El Festival de Mar del Plata, todo el año desde casa

El Festival de Mar del Plata, todo el año desde casa

Sexo y Perestroika: de Moscú con mucho amor

La película muestra muestra el desfase entre la moral de Estado y lo que realmente hacían los ciudadanos

Diez películas extraordinarias para ver en Disney+

Diez películas extraordinarias para ver en Disney+

Christopher Nolan y Tenet o el regreso del cine grande a las salas

Christopher Nolan y Tenet o el regreso del cine grande a las salas

Tenet, Scooby Doo y más: cómo vuelve el cine al AMBA

Tenet, Scooby Doo y más: cómo vuelve el cine al AMBA

Brad Pitt, genio y figura: cuatro películas en Netflix y Amazon

Brad Pitt, genio y figura: cuatro películas en Netflix y Amazon

Globos de oro 2021: pantalla grande, glamour mínimo

Globos de oro 2021: pantalla grande, glamour mínimo

Esteban Trebucq: mucho más que "el pelado de Crónica"

Esteban Trebucq: mucho más que "el pelado de Crónica"

Carina Deferrari, de la magia de la radio a la masividad de CrónicaTV

Carina Deferrari, de la magia de la radio a la masividad de CrónicaTV

Todo sobre el FIBA, buen folclore y un paseo imperdible con el buen tiempo

Todo sobre el FIBA, buen folclore y un paseo imperdible con el buen tiempo