Cine social, thriller y épica según el ojo de Pablo Trapero
Elefante Blanco es la película más “grande” (en tamaño) realizada por Pablo Trapero. Es al mismo tiempo la historia del trabajo social en una villa de Buenos Aires y, también, un trabajo sobre la cobardía y las posibilidades de redención, encarnadas ambas por el personaje de Jeremie Renier. Como en todo el cine de Trapero, se trata de un paseo por territorio desconocido y misterioso, donde el peligro se esconde (aquí literalmente) a la vuelta de cada esquina, y es esa temática la que permite al filme superar la apariencia de “obra de denuncia”. Grandes trabajos de Ricardo Darín y Martina Gusman. Sábado, 22, I-Sat.

Dr. Strange
Película ideal para quienes no gustan demasiado del género “superhéroes”, esta traslación del personaje místico creado por Steve Ditko para Marvel en plena psicodelia tiene no solo mucho (muchísimo) humor, sino que es también una prueba de claridad narrativa. Son especialmente bellas las maneras como el realizador Scott Derrickson tuerce espacio y tiempo para crear escenas de acción mucho más originales que el típico trompada-piña-volar del género. Tilda Swinton y Benedict Cumberbatch le sacan lustre a sus papeles. Viernes, 22, MaxPrime.

K-19
Este extraordinario -y poco recordado- filme de Kathryn Bigelow narra el viaje inaugural del primer submarino nuclear soviético. Pero es, además, la lucha de voluntades entre un capitán fanático de las órdenes (Harrison Ford) y un segundo más humano (Liam Neeson). Lo grande de esta película conmovedora y tensa es que ninguno de los dos tiene toda la razón. El plano final logra mostrar toda la complejidad de ciertos dramas humanos que van más allá de las ideologías. Otra historia de adictos al riesgo, típicas de la realizadora, con momentos de gran belleza gráfica. Jueves, 22, FX Movies.

La furia
Una de las películas menos recordadas de Brian De Palma es, también, una obra maestra en el seno de Hollywood. Una agencia recluta jóvenes con poderes paranormales para generar un desbalance político que favorezca a los EE.UU. Pero ese punto de partida encubre un filme sobre la manipulación, la mentira y lo terrible de la mirada. Grandes trabajos de Kirk Douglas, Amy Irving y, sobre todo, John Cassavetes como villano. El final es una catarsis infernal. Mañana, 22, Fox Classics.