La cantante británica Billie Eilish, la revelación de la música pop que arrasó en la última edición de los premios Grammy, se posiciona como la artista más escuchada a nivel mundial en Spotify, en lo que va del año. La artista acumuló un total de 10,3 millones de reproducciones y cuenta con más de 60 millones de oyentes mensuales, en gran parte gracias a su canción "Bad guy", que sumó un total de 1,2 millones de escuchas.

Así lo destaca un informe difundido por la plataforma digital en base a un relevamiento realizado entre el 1 de enero y el 1 de marzo, con el objetivo de confeccionar un ranking de mujeres más escuchadas en nuestro país y en el mundo.

De allí surgió que la británica no sólo es la voz femenina con mayores reproducciones en el mundo, sino que además se ubica al tope de las mediciones cuando se cruza esta información con artistas masculinos. Sin embargo, en nuestro país, Eilish ocupa el cuarto lugar entre las mujeres más escuchadas, por debajo de Karol G, Tini y Nicky Minaj. Entre las mujeres, a nivel internacional, la británica es seguida por Taylor Swift, Ariana Grande, Halsey y Camila Cabello.

En el ranking general e internacional, el segundo puesto detrás de Eillish lo tiene Sam Smith por To die for, mientras que el artista masculino con más presencia en los primeros puestos es Justin Bieber. El cantante que recientemente lanzó en YouTube una serie sobre la grabación de su último álbum tiene en el ranking actualmente los puestos tercero ("Yummy"), cuarto ("Second emotion"), quinto ("Changes") y noveno ("Get Me"), todos singles de su última producción discográfica.

Spotify se ha convertido en la plataforma estándar para la escucha de música on demand. La firma sueca tiene más de 124 millones de abonados en todo el mundo y sus métricas son confiables, en tanto se trata de la cantifad de reproducciones fehacientes que tiene un artista o un tema musical. Lo que, en cierto sentido, la ha transformado en "árbitro" de la industria musical en los últimos años; y sus ingresos en el último trimestre de 2019 superaron los USD1800 millones. Sus números permiten tener un mapa global y local del consumo de música hoy.