Finalmente se dio a conocer el elenco del (hasta ahora) último episodio de Star Wars, el IX, que dirigirá después de varias tormentas de producción J.J. Abrams. No hay demasiadas sorpresas salvo la inclusión de Keri Russell -un fetiche del realizador desde sus inicios en TV-, o el regreso de Billy Dee Williams como Lando Calrissian (el único "personaje clásico" que faltaba aparecer). La mayor noticia consiste en que Carrie Fisher, fallecida poco antes del estreno del Episodio VIII -que había completado- reaparecerá sin ser sustituida por una doble digital. El propio director anunció que se utilizarán tomas que quedaron registradas cuando el rodaje de Episodio VII. El propio Mark Hamill, quien también aparecerá en la nueva película, se mostró feliz por la novedad.

Con esto llegan a su fin las especulaciones respecto de la nueva película y la actriz, dado que su personaje sobrevive en el Episodio anterior. La serie hoy está en un momento complicado: si bien Episodio VII es ya la tercera película más recaudadora de la historia a nivel global y el Episodio VIII tuvo enormes ganancias también, el reciente fracaso de Han Solo, filme que narra la juventud del personaje que interpretase Harrison Ford, hizo sonar alarmas en el proyecto de "universo expandido" que tenía pensado Disney al comprar Lucasfilm. Deseaba seguir el modelo de Marvel con sus películas en este territorio, pero hoy es una incógnita incluso si habrá más películas de la "serie principal". Para eso se había contratado a Rian Johnson, pero la reacción de los fans a Episodio VIII, que lo tuvo como director, puso todo entre paréntesis. Los problemas también alcanzaron a Episodio IX, dado que el realizador original, Colin Trevorrow (Jurassic World) se fue del proyecto por diferencias creativas, lo que motivó el regreso de Abrams, también productor.